7 de septiembre de 2012

Franco no logra estabilidad interior ni respaldo externo



Tapa Acciones: el presidente de facto Federico Franco pretende explicar ante la Asamblea General de la ONU, el 27 de septiembre, que no encabezó un golpe parlamentario contra Fernando Lugo. En tanto, se inicia el proceso electoral que culminará en abril de 2013. El Partido Liberal en el poder ya tiene candidato presidencial. El Frente Guasu, liderado por el destituido mandatario, tiene pendiente definir su aspirante a la primera magistratura. “No será aquel negro 22 de junio (día del golpe legislativo), el que nos va a quitar las ganas, el entusiasmo, de seguir luchando”, alentó el ex obispo. En Asunción se realizó un multitudinario Foro Social Paraguay Resiste, en el que campesinos y trabajadores convocaron a “recuperar el poder”.


El presidente de facto Federico Franco confirmó que estará presente en Nueva York el próximo 27 de septiembre ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para intentar explicar que “no hubo un golpe de Estado” en Paraguay. Enfrentará en este 67° período de sesiones de la Asamblea General la falta de reconocimiento continental e internacional al régimen que surgiera de la deposición del presidente Fernando Lugo, tras el amañado juicio parlamentario el 22 de junio pasado.
Franco busca en la ONU lo que no logra en Asunción ni en la región. Desde que asumió, nunca salió del país. Espera con ansias su debut en Nueva York, donde la comunidad paraguaya en exilio económico ya anticipó su voluntad de hacer una protesta pública.
Tras desistir de un viaje a Brasil Franco informó que había sido invitado por la Federación de Industrias de São Paulo (Fiesp), para recibir una distinción. Según el derechista diario paraguayo ABC, Franco “decidió no ir para evitar que su presencia sea interpretada como una “agresión diplomática” hacia el gobierno de Dilma Rousseff”.
Aislado en el frente externo, el régimen muestra debilidades internas que se traducen en decisiones cuestionadas socialmente y resistidas en el frente político interno. Franco tuvo problemas por la propuesta del general Migdonio Godoy, director de Movilizaciones del Ejército, de reflotar una vieja ley vigente durante la dictadura de Alfredo Stroessner, que exigía la baja del servicio militar obligatorio (SMO) para que las personas puedan trabajar, una disposición inconstitucional que se dejó de poner en práctica hace unos 20 años. La reacción popular obligó al jefe de facto del Ejecutivo a pedir la renuncia a Godoy, con lo cual logró salvar la cabeza de su ministra de Defensa, María Liz García.
“Tenemos que prepararnos para la guerra si queremos vivir en paz”, dijo la ministra en alusión a la necesidad de reorganizar las Fuerzas Armadas en el país. Entrevistada por ABC Color García dijo que “las guerras nunca son promovidas por los pueblos, sino por gobernantes ambiciosos o fanáticos que empujan situaciones que se vuelven atípicas como es el caso ahora con Paraguay”. Para la funcionaria, “es obvio que la Unasur ya no genera confianza, por lo menos para Paraguay. Ese es el problema cuando se manipulan los principios, se distorsionan los valores y hay una grave violación del derecho de los pueblos a la libre determinación”.
En ese mismo tono, el Senado paraguayo rechazó el ingreso de Venezuela al Mercosur. Franco evalúa promulgar esta ley, aunque no se descarta que dejará pasar el tiempo para que ocurra una sanción ficta (de hecho), que es una manera de eludir otro papelón internacional.

Frente Guasu y elecciones
Fernando Lugo iba a ser nombrado al cierre de esta edición como secretario general del Frente Guasu (coalición de partidos políticos y organizaciones sociales progresistas y de izquierda) con el objetivo de conciliar las diferentes facciones pensando en el proceso electoral que concluirá en abril de 2013, con la elección de un nuevo presidente y la renovación del Congreso.
“El Frente Guasu (Grande, en guaraní), está abocado a hacerle frente a los golpistas, y en segundo plano al tema electoral”, dijo el senador Sixto Pereira, del Partido Popular Tekojoja (Igualdad). Su postura marca una de las corrientes políticas que busca dilatar la decisión de quién será finalmente el candidato presidencial de la fuerza política.
Pereira es candidato a presidente, pero estira los tiempos ante el apuro de su rival, el periodista Mario Ferreiro, del Partido Movimiento al Socialismo (P-Mas), que prefiere definir cuanto antes el dilema. La posibilidad de una candidatura de Fernando Lugo a la presidencia puso un punto de espera en la fuerza, que todavía analiza qué hacer sobre el tema. Si bien en la última semana de agosto trascendió que el ex obispo había desistido de la idea de postularse para la jefatura de Estado, el hombre no lo expuso oficialmente, al menos ante la prensa. Si finalmente Lugo no es candidato a presidente, es seguro que ocupe el primer lugar en la lista del Frente Guasu para el Senado.
Los partidarios de Mario Ferreiro reclaman a Lugo una definición, en tanto que los otros sectores políticos esperan construir alianzas internas para enfrentar al comunicador, que parte con una preferencia del electorado para eventuales elecciones internas que todavía no tiene fecha de realización.
El Partido Liberal Radical Auténtico (Plra), aliado que terminó derrocando a Lugo, nombró como su candidato presidencial a Efraín Alegre, ex ministro de Obras Públicas. “Paraguay es el país de las oportunidades, somos un país rico en recursos naturales y por sobre todo somos inmensamente ricos por nuestra gente, el hombre y la mujer paraguaya”, dijo Alegre, durante la sesión extraordinaria en la que el Directorio del Plra lo consagró como candidato, por consenso. “Estamos aquí todos juntos, unidos, para celebrar una unidad y para comprometer nuestro esfuerzo, nuestra energía para producir el desarrollo, el bienestar y la grandeza de nuestra patria”, expresó el ex ministro de Lugo, dejando el claro el rol principal de la inversión de la multinacional Río Tinto Alcan en su campaña.
En la oportunidad se deslizó la posibilidad de que lo acompañe en la fórmula Rafael Filizzola, ex ministro del Interior, del centroderechista Partido Democrata Progresista (PDP). Aunque pocos le crean, Alegre no descartó la posibilidad de una formula encabezada por él y completada por Mario Ferreiro, del Frente Guasu.
Por el lado del Partido Colorado, la noticia más importante del mes fue el pase del ex embajador ante la OEA, Hugo Saguier Caballero, a las filas de Horacio Cartes, el empresario precandidato a presidente, sospechado de tener vínculos con el narcotráfico. Saguier fue quien afirmó que el aislamiento de Paraguay por parte de los países de Mercosur y Unasur constituía “una nueva Triple Alianza”, en alusión a una coalición de los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay que, entre 1864 y 1870, se unieron militarmente para aniquilar demográfica, económica y territorialmente a Paraguay.
Las diferentes corrientes internas de cada fuerza política se agrupan pensando en los comicios convocados por el Tribunal Electoral, para el 21 de abril, aunque el futuro sea aún incierto. El Frente Guasu amenazó con desconocer esa convocatoria si se mantienen las irregularidades políticas e institucionales que comenzaron cuando fue destituido Fernando Lugo. La coalición exigió el inmediato retorno a la democracia, la reincorporación de más de 1.500 empleados públicos despedidos y el cese de la persecución política e ideológica.
La discusión política coincidió con la realización del Foro Social Paraguay Resiste, en Asunción (ver recuadro), y la celebración del cuarto aniversario de la llegada de Fernando Lugo a la Presidencia, el 15 de agosto de 2008. El ex obispo y los sectores populares que lo acompañaron debieran haber cumplido su cuarto aniversario al frente del Poder Ejecutivo. “Que un 22 de junio (de 2012, día del golpe) no empañe el 15 de agosto (de 2008, cuando asumió el poder)”, dijo el destituido presidente. “No será aquel negro 22 de junio, ese hito negro de la historia política paraguaya, que nos va a quitar las ganas, el entusiasmo, de seguir luchando como nuestros padres, de hombres y mujeres, estudiantes, trabajadores y esa bandera que hemos plantado, con el rojo, blanco y azul desde el bicentenario”, alentó.
El ex obispo reivindicó que, desde la Presidencia, “hemos hecho un gobierno sin exclusiones y de profunda participación para todos y todas”. En un discurso que pronunció desde la resistencia que encabeza, Lugo recordó que “hace cuatro años, un obispo ligado a la teología de la liberación y amor a los pobres, asumía la primera magistratura de un país, ubicado en el corazón de América. Quién iba a pensar que el pluralismo ideológico y político se puede ensamblar y construir desde abajo y con la gente, un país que soñamos. No hemos cerrado las puertas del palacio de Gobierno, ni las puertas del pensamiento y las ideas”.

Desde Asunción, Jorge Zárate



Multitudinario Foro Social Paraguay Resiste
Durante los días 14 y 15 de agosto se realizó en Asunción el Foro Social Paraguay Resiste, Ñamosasö jey ñanderetä (Independicemos de nuevo nuestra patria). Una multitud de campesinos y trabajadores urbanos debatieron en una quincena de mesas temáticas sobre la realidad nacional.
También se realizaron marchas por la capital, para reclamar la inacción del Ministerio de Agricultura, la aprobación de variedades de algodón y maíz transgénico y repudiar al diario Abc Color, al que consideran portavoz del golpe. También se movilizaron para entregar las conclusiones al presidente Fernando Lugo, en un acto que se llevó a cabo frente al edificio de la Televisión Pública, lugar de la resistencia tras los primeros días del golpe.
El documento final, titulado “Carta de Pronunciamiento del Foro Social Paraguay Resiste. Soberanía, Democracia y Participación”, declara que “el golpe de Estado iniciado el 15 de junio del 2012 (…) representa un retroceso gigante de las conquistas democráticas del pueblo paraguayo”. Acusa a los partidos políticos tradicionales de ser “representantes indiscutibles de la oligarquía entreguista, los medios masivos de comunicación, los intereses de clase de particulares y transnacionales, que no responden a las necesidades de nuestro pueblo, empobrecido por estos mismos partidos e intereses; y en alianza con el poder legislativo, y judicial”.
En ese mismo sentido, el texto señala que “el golpe capitalista beneficia a los intereses económicos de transnacionales y produce agricultura sin agricultores, expulsión de comunidades, daños ambientales irreversibles y entrega del patrimonio energético a la empresa Río Tinto Alcán, liberación de semillas transgénicas, avance del agronegocio, persecución ideológica, despidos masivos e interrupción de programas sociales inclusivos; lo que constituye la profundización de la pérdida de la soberanía paraguaya”.
En la misma carta, los participantes del Foro Social Paraguay Resiste denunciaron que la destitución del presidente Fernando Lugo atenta contra la unidad de América Latina. “El avance de la autonomía económica latinoamericana, comenzando con la oposición al Alca y la gestación de la Unasur, viene cumpliendo la misión de defender a los países empobrecidos contra los atropellos imperialistas e imposiciones de dictaduras, y favorece la consolidación de la integración de los pueblos latinoamericanos”, señala.
Agrega que la suspensión de Paraguay por parte de los gobiernos de Unasur y Mercosur “es consecuencia directa del golpe de estado, responsabilidad del parlamento paraguayo y el gobierno golpista. Esta suspensión no fue contra el pueblo sino contra los usurpadores”. En tal sentido, denuncia que “el golpe contra el Estado paraguayo que rompió el proceso democrático constituye una amenaza para toda la región. Existen riesgos de que se repita lo ocurrido en Honduras, donde se criminalizaron las luchas sociales y asesinaron a luchadoras y luchadores”.