20 de octubre de 2016

Vicente Páez, un ser humano generoso

Se nos fue Vicente Páez, luchador coherente y generoso. Amigo a prueba de balas, fue un ser humano solidario, relator de anécdotas fantásticas, compañero de tertulias inolvidables, luchador por las causa populares… Murió un hombre bueno, con todas las letras. Tenía apenas 41 años.
Periodista íntegro e ingenioso, su mejor escrito fue su propia vida, la que defendió con uñas y dientes ante una enfermedad traicionera, brutal y perversa, como es el cáncer. Su lucha fue plena, pero desigual, en un país en donde el sistema de salud tiene tantos agujeros oscuros.
Como periodista, Vicente defendió siempre la verdad y la ética en el oficio de prensa y su pluma no se torció ante dádivas ni amenazas, prácticas tan corrientes en estos tiempos veloces y fugaces. Honesto en sus relatos, prefirió siempre contar historias de la gente común, de sus luchas y dignidades, antes que la entrevista pasajera a protagonistas de moda.
Esa coherencia de lucha y vida lo llevó a ser electo y reelecto secretario general del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP). Hombre de vida austera, casi casi franciscana, no dudaba un segundo en compartir sus pocas posesiones con la gente humilde, con quien él se sentía más cómodo, más identificado. En varias oportunidades realizó préstamos personales a su nombre para pagar alguna deuda del sindicato o para alguien que necesitaba, sin reclamar devoluciones jamás.
Solidario hasta los tuétanos, siempre fue el primero en organizar colectas para ayudar a algún compañero que necesitaba. Cerrista insobornable, era filoso con los fanáticos de otros clubes, aunque jamás bajó del peldaño de caballero. Con la retórica inteligente a flor de piel, no dudaba en crear frases punzantes e irónicas a la hora de sumar adjetivos sobre personas o hechos de la realidad que le tocó vivir. Ser entero le costó contundentes enemistades de quienes no lo conocían en lo más mínimo, consecuencias que él nunca lamentó, sino todo lo contrario.
Vicente Páez fue parte del staff periodístico del diario La Nación desde sus inicios; últimamente se encargaba del Suplemento Pymes donde escribió asiduamente, además de redactar noticias de interés general como el de las vacunas contra el cáncer, que fue publicada recientemente. El “Comandante”, como le decían sus más cercanos, fue además cofundador de la Cooperativa de Trabajo Atycom y de ea.com.py, diario digital paraguayo y un incansable militante del movimiento de los trabajadores.
Pero por sobre toda esa historia de trayectoria impecable y de lucha obrera, siempre estuvo el hombre común, con sentido común, el cómplice de la gente que sobrevive en este tiempo, sin creerse historias inventadas. Siempre estuvo el amigo y camarada, a quien uno podía confiar –en noches de copas, coplas y charlas encendidas– las vivencias más íntimas y privadas que atormentan a uno, con la certeza de que siempre habrá una palabra de aliento, de fortaleza.
“Añua, angirū” era su frase predilecta. Vicente Páez utilizaba el humor, el sarcasmo, para blindarse de la mala onda, para reírse de ese mal atroz que le tocó padecer en los últimos años de su vida fructífera y generosa.
Por eso y por toda su vida solidaria, coherente, honesta y hermosa, los que lo conocimos y disfrutamos de su amistad sincera, lo lloramos como se llora a los muertos muy queridos: a solas y quedamente. ¡Hasta siempre comandante Páez!
Mario Rubén Velázquez

17 de octubre de 2016

Sergio Peña: “El canto es una acción importante en la lucha”


Es un placer para mí compartir esta experiencia con grandes compañeros como Rober Irrazábal y Eulo García de “Trueno”, comienza diciendo este cantor necesario que prepara para el 3 y 4 de noviembre un espectáculo excepcional en La Caósfera (General Diaz 1163 entre Hernadarias y Don Bosco). Rock fuerte, crítica social, poesía propia, amigos y un registro fílmico en HD de alta calidad para poder reproducirlo muchas veces en las casas, en los bares, donde sea necesario. Aquí la charla con E´a.
– ¿Cuál es la primera vez que te recordás cantando?
– Uy, de chiquito detrás de mi mamá. Pero con guitarra desde los doce años por ahí…
Conste que mi primera guitarrita la tuve cuando cumplí un año. Está en la foto de la fiestita con mi viejo y un gran conjunto detrás mío.
– ¿Qué cantabas?
Sobre todo polcas. Yo mamé del folclore.
– ¿Adolfo (Peña), tu viejo qué te decía?
– Siempre me cantó cuando era chiquito. Incluso me hizo un tema instrumental, en arpa, que lleva mi nombre “Lelis”. Mi segundo nombre.
– ¿A qué edad lo perdiste?
– El se fue el 1 de enero del 98. Yo tenía 37. El 66.
– ¿Cantaban juntos, eran de peñear?
– Sí, bastante. Desde que empecé a frecuentar La Curva, allá por mis 15 años. Yo me metía en medio de las peñas, entre los Grandes, Grandes…! (NDR. Adolfo Peña fue el dúo inseparable de Pablino González para el “purahéi joyvy”. Con Pablino, fallecido en agosto de 2013, fueron famosos por sus actuaciones en la mítica “La Curva” y en los principales escenarios del país, desde principios de los 50` y vendieron miles de discos de polcas, guaranias y ritmos latinoamericanos).
– !Y ahí había que pelar…!
– Papá no quería precisamente que yo fuera músico. Por lo que él conocía bien de la profesión. Una vez, en un cumpleaños suyo, cuando descansaron los músicos que estaban tocando, mi papá bajó su guitarra. La agarré y antes que me diga nada, ya le metí una canción.
Tenía como trece años. El le comentó a su amigo Arsenio Martínez en guaraní: “A malicia che ra’y pe o gusta jeyta la mbaraca”. Y Arseniole respondió: “Ha mbaeicha voi pico o’seta o gusta chupe pico ha pala mba’e”. (-Le va gustar también la guitarra. Y Arsenio: “Y como va salir gustándole picos y palas…”.
-¿Cuál era tu tema favorito, el que tocabas siempre?
Uno de mis temas de entonces ya era fuerte y la sigo cantando “Che trompo arasa”, de Herminio Giménez, que con el tiempo me fui persuadiendo que pinta la vida del artista, comparándola con el trompo hecho con los guayabos.
– ¿Y cómo llegaste al rock… por ahí nomás a los 12,13?
– Y sí. A los 13 creo que empecé a conocer y adquirir hábitos que los tengo hasta hoy. El rock es uno de esos hábitos. Era hora que le haga un tributo…
– ¡Claro…! ¿Qué fue lo primero que te pegó… me acuerdo versiones tuyas de Pappo con Pepe 11 (Mítico rocker paraguayo que tiene una cédula que dice que se llama José Tomás Vera)…
– Entre Pappo, Sui Generis, estaban mis comienzos con el rock. Claro, además de los Rollings, Beatles, Creedence y compañía… Y pronto se agregaron muchos más… Algunas las sigo cantando. Otras las tengo olvidadas y no las quiero olvidar.

– ¿Y cuándo se te abrió la puerta a componer?
– Siempre esperé pacientemente el momento de crear algo…. y tuvo que que darse con el rock, al juntarnos con Trueno para hacer algo juntos.
– ¡Bien ahí…! recordanos tu primer disco… ¿Cómo surge?
Surgió al fallecer mi papá. Como un homenaje a su memoria y para hacerlo conté con el apoyo de mi gran compañera, que ya partió, Erilda Espínola Distefano. Ella hizo la producción general, incluso de las fotos con Dani Adorno. Ella manejaba el ámbito publicitario y consiguió toda la logística necesaria, también para el lanzamiento que fue en el teatro de la Manzana de la Rivera, el 19 de marzo del ’99.
Tres días después mataron a Luis María Argaña (entonces vicepresidente) y se pudrió todo en el ambiente. Llegó el marzo paraguayo y me dediqué a estar en las barricadas y frente a la Catedral con mi canto y el disco quedó en segundo plano. Luego lo fuimos moviendo pero ese primer impulso se trancó por los acontecimientos que ocurrieron en esos días y los sucesivos.
– ¿Hay temas tuyos en el disco?
– Sólo temas de mi viejo, entre ellos la guarania “Aquel recuerdo”, de Adolfo Peña y Arsenio Martínez, que papá mismo me había pasado y era inédita hasta que yo la grabé y le puse al disco el nombre de la canción
– También vale decir que vas cantando a la par de reportar el fútbol profesional, de escribir tus cosas, etc…
Claro. Entre la música y el periodismo deportivo están mis pasiones. Quizás se “molestaron” un poco entre ellas, pero traté de llevar siempre en alto ambas cosas.
– ¿Con qué nos encontraremos en este show con Trueno…?
Soy yo el que me encontraré con algo que he esperado siempre. Espero que el encuentro con todos y todas sea fantástico.
– “Tengo hambre” es un tema que hiciste en aquellos días de Stroessner… esos que algunos hoy sueñan con repetir…
– Exactamente. Muchos decían que eran “felices”, pero el hambre ya se hacía sentir sobre todo en el campo, como hasta ahora. Solo que incluso hoy día pareciera que lo que pasa en el campo y con los campesinos e indígenas no les importa a los citadinos. A esa clase media que prefiere “jugar” a ser de la alta, antes que defender a nuestros compatriotas en desgracia por obra de la corrupción.
Tengo hambre surgió como una zapada, un divague de pendejos revoltosos. Le dí forma de tema y lo canté cuando la ocasión era propicia, desde aquel tiempo a esta parte.
– En tu repertorio hay todo tipo de canciones, pero tienen un hilo común, la poética, la reflexión… ¿Cabe también el llamado a la acción verdad?
– Totalmente. Para mí la retórica, la poesía, los plagueos, son una parte de la lucha. Pero eso debe ir ligado a la acción, que es finalmente la que resuelve las cosas. Si este pueblo nuestro reaccionara y accionara a tiempo ante los abusos y atropellos, no tendríamos que soportar a advenedizos hampones que se hacen del poder para esquilmar al pueblo y al país. El canto es una acción, importante en la lucha.
afiche-tronadorDe hecho casi todos los temas que voy a cantar los creé en nuestros ensayos o rumbo a Asunción en colectivo desde Limpio. Eso muestra que hay onda, solo hay que incentivarla, estimularla y muchas cosas pueden surgir todavía. Gracias a los compañeros que impulsaron y aportaron su grano de arena para esto que levantará polvareda. Abrazos a todos y nos vemos.
Jorge Zárate
El evento
Rock and Roll por el pan, la justicia, la paz y la igualdad”. Trueno-Sergio Peña e invitados. Amigos, con Trueno (Eulo García y Robert Irrazábal) y Sergio Peña, con invitados especiales, “arrancaremos un tremendo proyecto que es el registro audiovisual de la creación popular. Hay un mundo de creación que necesita el mejor registro para compartir, difundir, “existir. Mejor comienzo, imposible. Ya lo verán”, explicó Julio Benegas Vidallet, uno de los promotores de la iniciativa. Las entradas se venderán en a 20 mil guaraníes. Habrá también una categoría de aportantes, que pagando 50 mil guaraníes se quedarán con el DVD que se registrará tanto en el ensayo del 3 de noviembre como en la actuación del 4 en la Caósfera.

11 de octubre de 2016

¿Libertad de Expresión o Censura?

Informe de En Latitud 25 sobre la censura y la autocensura en los medios concentrados del Paraguay.

Oliver Baldivieso y sus “Trazos Salvajes”

                          

Por Jorge Zárate
El plástico expone en el Centro Cultural Citibank, avenida Mariscal López 3794, la fantástica muestra que concibió hace unos tres años cuando se le presentó una imagen de uno de los mitos guaraníes. Leyó a Cadogan, navegó las profundidades de la filosofía guaraní y le dio forma a algunos pasajes exquisitos, imaginó otros, dibujó con precisión, pasión y su elegancia característica para esta imperdible exposición. Aquí su charla con E´a.


-¿Cómo llegaste a la temática de la muestra?
Hace tres años mas o menos vi un Teyu Jagua dibujado y me sirvió de disparador para introducirme en el mundo de la mitología guaraní. de a poco me fui interesando mas por la cosmovisión nativa, no sólo la guaraní, y paso a paso fue llegando la idea de “Trazos Salvajes”.
¿Cómo te surgen estos dibujos?
Algunos son muy elaborados, pienso bocetos durante días hasta que lo tengo, otros llegan de golpe frente a la tela, lo importante es estar trabajando, de repente tenés la idea cerrada.


  • ¿El hombre jaguar, o el hombre colibrí, la mujer mariposa, tienen como una línea común… somos otros seres?
  • No sé si somos otros seres… esencialmente provenimos y evolucionamos del mismo polvo estelar, pero es evidente que para el nativo la simbiosis de hombre animal estaba muy latente, en parte para explicar lo inexplicable y en partes para enseñar o transmitir principios cono elementos poderosos e identificables en su entorno
¿Cómo trabajaste la serie, fuiste con ideas definidas al canson o fueron surgiendo a vuelapluma?
– Algunos trabajos surgen ahí nomas, en algunos casos, sin una idea precisa manche el papel directamente y se convirtió en “La luna y el Sol”, una de las piezas de la muestra. Otras veces trabajé por días elaborando bien el dibujo porque no encuentro con rapidez los elementos o no estoy seguro si voy con una u otra composición.
– Te vi citar a Cadogan en un posteo de Facebook, abordaste ese texto (Ayvu Rapyta)… te pregunto por la lírica de algunas composiciones…
  • Lei algunos cuantos libros de él, los versos sagrados de lo mbyas guaraníes por ejemplo me impactaron, la cosmovisión y algunos principios nativos tan necesarios de recordar hoy.
  • ¿Cuál por ejemplo?
  • Más que nada el respeto que tienen hacia la naturaleza, el valor que le dan, la comprensión de la dependencia del mundo natural que tienen
– ¿Cómo podés describir el acto de dibujar?
    india-bellaoliver
  • Me gusta contar historias por medio del arte, del dibujo en este caso. Antes era un placer, solo un placer. hoy para mí esto es una profesión, entonces todo es mas complejo. El proceso de crear una obra comienza por definir sobre qué hablará, aunque el tema general de la muestra, cada obra debe decir algo, al menos en mi caso que básicamente soy un contador de historias. Cuando ya se lo que voy a hacer entonces se trata nomas de manchar en el lugar correcto. Algunas veces con paciencia para lograr el efecto, otras veces mas suelto, salvaje, para amplificar el efecto. Lo que más me motiva es ver el resultado final es llegar, dejar de manchar y decir, ya esta, asi esta perfecto.
  • ¿Como juegan las emociones?
  • Investigo antes cada obra, sobre todo si es una leyenda, luego al decidir que momento representar, seguramente un instante con alta carga emotiva o de un hecho sobrenatural de la leyenda, trabajo sobre ella con la emoción o el significado que creo debe transmitir. En algunas se encuentra mas paz y quietud, en otras como mencionas se comprende que hay un caos
– ¿Que nos deja la muestra?
– Me gustaria que fueran a ver los trabajos. La muestra tiene una temática de la que se puede sacar algo de provecho, cada uno dentro su universo y comprensión del mundo. Una obra nunca es la misma para otro espectador, pero creo que es una exposición donde se puede admirar el oficio de un artesano.