8 de abril de 2017

Diálogo, acuerdos, política para evitar la violencia


Habló la Embajada de Estados Unidos: “Cualquier proceso de revisión de la Constitución Nacional paraguaya debe hacerse de una manera transparente y abierta, respetando los procesos democráticos e institucionales de acuerdo con la Constitución de Paraguay”.

La brutalidad policial hecha imagen, el rostro destruido del diputado Edgar Acosta
Fue después de la brutal represión, el asesinato del joven dirigente liberal Rodrigo Quintana en el hall de entrada de la sede partidaria, en el exacto momento en que el pulso represor innato del gobierno de Horacio Cartes quedara configurado como imagen pretendidamente definitiva.
La idea de una tiranía cartista violadora de los derechos humanos consagrada gracias a la enmienda aparecía confirmada en los hechos a raíz de los repudiables episodios del viernes pasado, los más de 200 detenidos que amanecieron el sábado con denuncias de torturas, apremios varios, violaciones elementales de los derechos humanos, etc.
Los sucesos deberían sepultar la enmienda.
Este es el razonamiento que llevan desde entonces adelante las dos terceras partes del oligopolio patronal de prensa y Efraín Alegre, Mario Abdo Benítez (h), Mario Ferreiro como principales adalides políticos de este variopinto frente.
Más allá de las cosas extrañas en el comportamiento de la policía durante el episodio del viernes.
Vale convenir que la primera represión brutal es la quintaesencia de lo estúpido.
Le disparan en la cara al diputado liberal Edgar Acosta, lo dejan en terapia intensiva.
Hieren a una decena de periodistas que están haciendo la cobertura.
Lo bestial, el viejo estronismo que no se fue, el neostronismo que sobreviene.
Todo ya estaba ahí…
Lo de después no se puede creer, dejan pasar a los manifestantes para que quemen el Edificio (Hecho celebrado por el equipo de senadores anti-enmienda como lo muestra este video)


Entonces, la conclusión prima facie es: Cartes, un neostronista, ayudado por Fernando Lugo y Blas Llano, da el primer paso hacia su dictadura.
Alegre, en el velorio de Quintana, anticipa que sus diputados van a pedir el juicio político a Cartes.
Este es el relato que se busca cerrar.

De diálogos y salidas
Pero ¿por qué no cierra?.
Una primera respuesta es porque el quid de la cuestión está en el poder real, en el Parlamento donde el oficialismo tiene mayoría en diputados, una que quedó en espera para aprobar la enmienda.
Los colorados se apuraron el sábado a reunir a la Junta de Gobierno, asumir que seguirán intentando y sólo la mediación del Papa Francisco permitió que Cartes asumiera la posibilidad de la jornada de diálogo que debería concretarse hoy 5/4 en el Seminario Metropolitano.
El insulso mensaje de Fernando Lugo permite inferir que el Frente Guasu sigue adelante con la que define como una “alianza coyuntural”. Ojalá este escenario permita que pueda salir a la palestra a explicar posiciones y movimientos a futuro a sus militantes que quedaron heridos en estas dramáticas horas con la certeza de todo el costo que tendrá seguir terciando por la enmienda.
La triste jornada del viernes abre un escenario incierto en el que esperemos prime la sensatez de los actores políticos.
Algo difícil porque las tensiones y los enfrentamientos todavía tienen un alto componente de agresiones inútiles que no buscan una salida lejos de la violencia aunque, la marcha del lunes 3 hizo sentir que un camino distinto es posible.
La claridad debe estar en que sin acuerdos, las cosas sólo pueden empeorar.
Se espera también que el gobierno encuentre buenos negociadores, porque el estilo patronal de Cartes, todo a lo mbareté, ya tiene un muerto a la espalda.
Quizá todavía es posible acordar una reforma constitucional a la que se pueda ir con seriedad.
Todo entendiendo que de fondo queda un pueblo triste, dolorido, empobrecido, maltratado, mal informado, que no sabe a que atenerse, situación también preocupante, porque esta debilidad orgánica lo hace maleable y utilizable para los peores fines.
Liderazgo y sensatez deberán surgir de esta crisis, sabiendo que aunque no se avizoran nombres, ni figuras, los pueblos siempre tienen una respuesta en su cuerpo social para darse continuidad en la vida.
Jorge Zárate

Ejecutivo y Legislativo confrontan por presupuesto, endeudamiento y reelección


Santiago Peña, ministro de Hacienda, junto al presidente Horacio Cartes.
Santiago Peña, ministro de Hacienda, junto al presidente Horacio Cartes.


La colocación de bonos soberanos y una tenue mejora en la calificación de riesgos puso feliz al presidente Horacio Cartes, muy apegado a los pronunciamientos del sistema financiero internacional.

El gobierno de Paraguay volvió a emitir “bonos soberanos”, títulos de deuda externa por 500 millones de dólares. Pero esta vez la decisión no fue avalada por el Congreso, como lo establece la Constitución, y transformó el episodio en uno más de los que agravan la estabilidad institucional en el país.
Los bonos lanzados a un plazo de 10 años y con una tasa de interés del 4,7%, fueron colocados por el Citigroup que dijo haber tenido oferentes por hasta 3 mil millones de dólares. El anuncio se realizó un día después de que los bonos recibieran la calificación Ba1 de la agencia Moody’s, una decisión que puso feliz al presidente Horacio Cartes, muy apegado a los pronunciamientos del sistema financiero internacional.
El Ministerio de Hacienda señaló en un comunicado que la emisión de bonos incrementará los niveles de endeudamiento de Paraguay cuya deuda pública supera los 6,7 mil millones de dólares. Explicó que la deuda sigue siendo baja y que el país mantiene déficits fiscales moderados. El dinero obtenido de la emisión de deuda pública –informó– podrá invertirse en la administración de pasivos y proyectos de infraestructura.
Ante las quejas del Senado por la falta de consulta sobre la emisión de bonos el Ejecutivo argumentó que no era necesaria la aprobación de la Cámara Alta porque se aprueban a través de la ley del presupuesto, que para 2017 rige el de 2016.
El asunto no está zanjado ya que a comienzos de marzo el Senado aprobó una resolución que autoriza a su presidente, Roberto Acevedo, “a recurrir en representación del Poder Legislativo ante organismos y tribunales internacionales competentes” si el Ejecutivo incumple con la Constitución para la emisión de bonos.

Disputa
El incidente coronó una puja entre el Senado y el Ejecutivo que comenzó con el estudio del presupuesto para este año. El Gobierno envió su propuesta con números muy ajustados, el Senado incorporó las demandas salariales de médicos y maestros, entre otros rubros y finalmente Cartes lo vetó.
A partir de allí los montos para endeudamiento, que deben fijarse en la ley de presupuesto, quedaron anulados, según la interpretación de algunos y sujetos a las cifras previstas en el presupuesto de 2016, según otros. Para zanjar la discusión el Ejecutivo consultó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que avaló la emisión, según algunos juristas por encima de sus atribuciones.
Con este monto la deuda pública está muy cerca de llegar al 25% del Producto Interno Bruto (PIB) si se suman a las anteriores las emisiones desde 2013 que ya alcanzan los 2.380 millones de dólares. El total de la deuda es de 6.794,3 millones de dólares de acuerdo a cifras oficiales.
En medio de tanta colocación de bonos el Ejecutivo está muy pendiente al pronunciamiento de las agencias internacionales de calificación. La Standard & Poor’s mantiene la nota BB para los bonos en tanto que la calificadora Moody’s los considera Ba1. Para S&P, una obligación calificada con ‘BB’ “es menos vulnerable a incumplimiento que otras emisiones especulativas”. Sin embargo, aclara, “enfrenta constante incertidumbre y exposición ante situaciones adversas financieras, económicas o del negocio, lo que puede llevar a que el emisor tenga una capacidad inadecuada para cumplir con sus compromisos financieros sobre la obligación”.
Para Cartes fue todo un éxito: “el mundo se hace eco de la confianza que transmite Paraguay, bonos colocados a una de las mejores tasas de Latinoamérica, 4,7%”, describió en su cuenta de Twitter. El ministro de Hacienda, Santiago Peña, acompañó: “luego de varios días de intensas reuniones en Londres y Nueva York cerramos una emisión exitosa. Paraguay se destaca a nivel internacional (…) hoy 150 inversores mostraron interés de invertir en Paraguay”.

Peligros
La Sociedad de Economía Política (Seppy), una organización no gubernamental, consideró en un documento del año pasado que “el peligro que representa la deuda pública actual y su acelerado crecimiento está relacionado, en primer lugar, con el aumento de las obligaciones de deuda del Estado y la práctica del ‘bicicleteo’”.
Recordó que “el plazo de vencimiento (de los bonos emitidos) es en 2023 (780 millones de dólares); 2026 (600 millones de dólares), y 2044 (mil millones de dólares). El pago total en concepto de interés según cada serie de bonos “soberanos” colocados superará el monto total de los mismos, al sumar 2.454,2 millones de dólares, debido a que los bonos no son amortizables y los intereses se calculan sobre el monto inicial, nominal”.
Se expone allí que la actual política de endeudamiento pone en peligro a las futuras generaciones y que de no darse un cambio sustancial en las políticas económicas, la situación social puede agravarse más temprano que tarde.

Freno

Mientras se tensaban las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo por la colocación de bonos y el veto del presidente Cartes al presupuesto 2017, hacía agua la discusión sobre la reforma a la Constitución para buscar la reelección presidencial. A mediados de marzo la Cámara de Senadores levantó la sesión ante la falta de quórum mientras prosigue la incertidumbre sobre la fecha en la que el oficialismo presentará un proyecto de enmienda constitucional para facultar la reelección presidencial.
El presidente del Congreso, Roberto Acevedo (Partido Liberal Radical Auténtico, Plra) reiteró las críticas al Gobierno porque “el pueblo paraguayo hoy está clamando para que trabajemos por algo más productivo, por la educación, por la salud por la seguridad”. Dejó así en claro que persistirá la resistencia de su grupo a la posibilidad de tratar un proyecto de ley de enmienda con el que el oficialismo viene amenazando desde comienzos de año.
El ex presidente y actual senador Fernando Lugo, principal referente del Frente Guasú y otro de los que se beneficiaría con la posibilidad de la reelección, abandonó la discusión sobre una enmienda constitucional. “Ya venció, ya murió, ya no tiene más sentido”, dijo.
La consideración de Lugo, aunque no hubo pronunciamiento oficial de su partido, fue importante entre otras cosas porque las encuestas publicadas en la prensa dan favorito al ex obispo. Por caso, el diario Ultima Hora expuso que el destituido presidente es el candidato preferido para un 52,6% de los consultados en la muestra. Se trata de un piso considerable si se tiene en cuenta que en caso de que la enmienda fuera aprobada, el resultado debe ser sometido a un referendo.
La senadora oficialista Lilian Samaniego no se da por vencida; dijo que el Partido Colorado todavía está en plazo para una eventual presentación. “Averiguamos en el Tribunal Superior de Justicia Electoral y ellos tienen hasta el 22 de agosto para comunicar el resultado del referendo y necesitan 60 días para convocar al mismo, por lo tanto hay tiempo para presentar el proyecto”, indicó.
Rechazada en general, aunque no en documentos fundados por la mayoría de los gremios económicos, la enmienda seguirá siendo un agotador tema de discusión al menos en buena parte de este año.
Desde Asunción, Jorge Zárate

Pedirán al Focem que escuche a bañadenses
El diputado Ricardo Canese (Frente Guasú) anunció que propondrá al Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) no entregar más recursos para la construcción de la Avenida Costanera de Asunción mientras no se ejerzan medidas de protección a las miles de familias afectadas en los barrios bajos de la ciudad, llamados popularmente Bañados.
Los bañadenses reclaman que, aprovechando la obra, se construya una defensa costera que evite que sus casas queden bajo agua como ocurrió hace apenas un año y medio. El Focem es una institución del Mercosur mediante la cual, con aporte mayoritario de Brasil y Argentina, se financian proyectos sociales y de infraestructura fundamentalmente en Paraguay y Uruguay.
El pedido insta al gobierno paraguayo “a suspender las obras, hasta tanto sus ejecutores no acepten implementar modificaciones del proyecto y medidas complementarias para mejorar las condiciones de vida de la población afectada”.
La propuesta fue presentada luego de la Audiencia Pública organizada por la Comisión de Infraestructura del Parlasur, que se llevó a cabo el 15 de marzo en esta capital. Tal como explica la declaración mocionada por Canese, la Audiencia surge “ante las graves denuncias de reiteradas, sistemáticas y no mitigadas violaciones a los derechos humanos de las miles de familias afectadas a la obra de la Avenida Costanera II en Asunción, Paraguay, financiada con aportes del Focem”.
En la mencionada reunión, representantes de más de 100 organizaciones de los Bañados de Asunción, donde viven más de 100 mil personas que resultaron mayoritariamente inundados, “concurrieron masivamente, y manifestaron su disgusto por la ausencia de las instituciones que justamente son las principales responsables de la riesgosa situación de vida y trabajo que soportan sus familias”, explicó.

24 de marzo de 2017

Lo que hay que enmendar


Quizá logren entrar por la ventana y llevar todo a una debilidad institucional extrema, consecuencia necesaria del despropósito político en que se convirtió el país.
Con la enmienda, haciendo decir a la constitución lo que no dice, o quizá también en las maravillosas interpretaciones de ese oráculo especial que se instaló en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que hace lo que le pide el poder como un trámite de escribanía desde hace un buen tiempo.
Parece que nada importa ya, pero debería.
Es necesario revisar el escenario de lo constitucional porque hay que prepararse a dar esa batalla, una disputa que en el mundo está tomando colores más que interesantes.
La monstruosa concentración de la riqueza hace rato destruyó el modelo republicano, de la división de poderes, que hoy opera apenas como máscara del poder real.
Basta ver el funcionamiento del Congreso de los Estados Unidos para entender de qué se trata. Allí, interminables listas de lobbistas ponen plata para que los legisladores voten cualquier barbaridad a favor de sus corporaciones.
Aquí no hay lobbistas legalizados e inscriptos en una lista, pero las cosas operan de manera similar, la aprobación de las semillas transgénicas que no se usan en ningún otro lugar del mundo durante los gobiernos de Federico Franco y Horacio Cartes exime de mayores comentarios.
El poder del dinero ataja, por dar el ejemplo más crudo, el impuesto a la exportación de soja en bruto, una locura por donde se lo mire, una realidad sostenida en el poder real de la corrupción.
La obsesión de Cartes, que del poderoso caballero sabe bastante, deja esta situación al desnudo en el país.
La coincidencia de intereses que en este punto, la posibilidad de reelegirse, que tiene Fernando Lugo con el actual presidente debería sin embargo tener otra carga para intentar validarse.
Sin embargo queda claro que todo el Frente Guasu, la mediana estructura que puede comenzar el debate por hacer una reforma constitucional con seriedad está paralizada esperando la suerte de su líder.
Un error, porque de este escenario, sólo se sale con un acuerdo para la cambiar la carta magna o, con la temida dictadura cartista que es el otro extremo, probable, de este sin sentido.
Dificil que las fuerzas políticas que hicieron un golpe de estado parlamentario en el 2012 comprendan esto, pero hay que intentarlo.
Los extremos de pobreza, la recesión económica, la crisis educativa, la falta de atención de la salud pública, el abandono a la agricultura familiar campesina, la falta de incentivos a la producción, se deben revertir consagrando en la constitución moderna, un estado social de derecho que garantice inclusive el acceso a la tierra con un mecanismo fijado en la norma.
Esta discusión es la que debe abrirse más temprano que tarde.
De cambiar el régimen se trata.
Jorge Zárate





20 de marzo de 2017

Okinum, un viaje al Canadá profundo


Performance de Emilie Monnet en la Alianza Francesa de Asunción
La conquista europea del Canadá fue sangrienta y brutal como la de toda nuestra América, una herida interminable, sangrante, profunda, pero también una fuente, un nacimiento.
Emilie Monnet es hija de mamá india y papá francés y da cuenta en este unipersonal de ese universo especial y propio.
Lo hace en códigos de perfomance, con teatro, con proyecciones, con música en vivo de la eficiente Jackie Gallant.
Parte de una historia personal, un drama profundo, un cáncer de garganta que padeció la propia artista que la llevó a explorarse, con densidad, con sutileza, hasta en los sueños.
En uno de ellos encontró a un castor, okinum en Anishnabemowin, la lengua de sus ancestros. De fondo un bosque de abedules, las aguas de deshielo de esos ríos increíbles que cruzan su tierra.
En el sueño el castor le brinda su medicina, le abre un mundo de interrogantes que ella comienza a buscar apenas abre los ojos. En ese camino aparece su bisabuela, Mani Pizandawate. Lo cuenta: "Al sumergirme en la historia de vida de mi bisabuela, empecé a descubrir más sobre mi misma. Se destacaron varios paralelos entre mi vida personal y la suya. La historia parece repetirse en ciclos y tuve ganas de compartir estos descubrimientos".
A partir de esas primeras escenas en la que Emilie imita al castor, en que surge la cruda historia de quien sufre el cáncer y la cadena de hechos que la lleva a los métodos de la medicina tradicional indígena como apoyo principal para salir de ella, para curarse, la historia fluye, como cuando se desata el Okinum, que también quiere decir represa en la lengua nativa.
De apartar los obstáculos, de dejar fluir, se trata el milagro de la vida, postula esta antigua sabiduría del norte de este gran continente mestizo.
Jorge Zárate

5 de marzo de 2017

Provoca turbulencias la enmienda constitucional


La discusión por la enmienda trasciende al Ejecutivo y al Congreso y gana las calles con marchas a favor y en contra. Cada postulante tiene propios intereses en la reforma. Los tiempos se acortan.
El presidente Horacio Cartes y los ex presidentes Fernando Lugo y Nicanor Duarte Frutos motorizan la posibilidad de una enmienda constitucional que los habilite a competir por el ejecutivo a partir del 2018. Por el contrario, los principales rechazos nacen de aquellos dirigentes políticos que compiten en las internas con el actual mandatario o con sus antecesores. La instalación de este tema en el escenario político generó un clima enrarecido ante las diversas opiniones que inclusive llegaron a manifestaciones callejeras.
El presidente del Partido Liberal Radical Auténtico (Plra), Efraín Alegre; el principal opositor de Cartes en la interna del Partido Colorado, Mario Abdo Benítez (hijo) y las huestes del intendente de Asunción, Mario Ferreiro (Avanza País), acusan a sus rivales de intentar “violar la Constitución” en una escalada de intervenciones.
Este grupo de opositores a la reforma tiene el respaldo de buena parte de la prensa patronal. Los grupos de Aldo Zucolillo (ABC Color, Radio Cardinal) y de Antonio J. Vierci (diario Última Hora, Canal 4 Telefuturo, Radio Monumental, entre otros) sostienen la idea de que no se puede reformar la cuestión electoral por enmienda constitucional. Se amparan en el artículo 290 que en su parte final dice: “… No se utilizará el procedimiento indicado de la enmienda, sino el de la reforma, para aquellas disposiciones que afecten el modo de elección, la composición, la duración de mandatos o las atribuciones de cualquiera de los poderes del Estado…”.
A pesar de ello importantes constitucionalistas locales e internacionales se manifestaron a favor de la posibilidad de cambiar el artículo en una interpretación amplia en la que se asegura que dicha redacción no impide la enmienda. También sostienen que como reaseguro está el mecanismo del referendo vinculante que debe darse dentro de los 180 días posteriores para conocer la voz del pueblo. Esta segunda postura es ampliamente difundida por los medios del Grupo Nación que responde a la familia del presidente (diarios La Nación, Crónica y Popular, Radio 970 AM, entre otros).

Marchas y contramarchas
El Frente Guasu (FG), la fuerza política que conduce Fernando Lugo, suspendió una marcha que tenía prevista para el 21 de febrero argumentando problemas de organización. En realidad, la posibilidad de una contramarcha alentada por los opositores a la enmienda y el cruce violento en algún lugar del centro de Asunción, provocaron preocupación en todas las carpas.
La posibilidad de suspender la convocatoria creció cuando el ministro de Defensa, Diógenes Martínez, dijo públicamente que si la policía se veía sobrepasada por una movilización convocaría a las fuerzas militares.
El FG expresó su rechazo a “cualquier intento de atemorizar a la ciudadanía a fin de evitar que esta ejerza su derecho a expresarse” Recordó que “es responsabilidad de todos los sectores políticos asegurar que el debate se dé en un ambiente de no violencia y respeto absoluto a los derechos ciudadanos”.
En un comunicado, agregó que “en el marco de esta disputa política, la movilización pacífica de manera unitaria y coordinada resulta estratégica”. Por tal motivo instó “a los compañeros y compañeras a que prosigan con los trabajos de organización y discusión en todos los rincones del país, a fin de dar un mayor tiempo de organización a aquellos distritos y departamentos que aún se encuentran generando los recursos y coordinando puntos de movilización para acompañar el momento del debate de la enmienda a nivel institucional”. De los tres presidentes o ex presidentes mencionados, Lugo es quien lidera todas las encuestas para una eventual candidatura en 2018.
Los seguidores de Cartes aseguraron a la prensa que quieren finiquitar el plan por la reelección para evitar alargar la discusión “por los plazos electorales y el clima político que se vive”.
Aristas
La discusión alcanzó carriles impensados cuando abogados del Partido Colorado presentaron ante la Fiscalía una serie de diálogos en un grupo de Whatsapp entre quienes están en contra de la enmienda. Pretendían probar que se intentaría un “magnicidio” contra el presidente Cartes.
La principal acusada es la senadora Desirée Masi (Partido Democrático Progresista, PDP), quien ridiculizó la denuncia y acusó a José Ortiz, gerente de Tabacalera del Este, empresa emblema del Grupo Cartes, de pensar “macabramente” y dar órdenes a la Policía Nacional y a las Fuerzas Armadas.
Por su parte el senador Miguel López Perito (Avanza País, contrario a la enmienda) que fuera jefe de abinete de Lugo, escribió una carta abierta al expresidente: “¿No te parece, Fernando, que tu figura convocante podría sumarse a las voces que demandan más cordura, entendimiento y compromiso de voluntades para reencauzar el azaroso camino de nuestra Patria? Hacer lo contrario sería faltar a tu propia naturaleza y, en un giro extraordinario y muy doloroso, serías responsable de aquello que tanto has aborrecido”.
Otro ex presidente favorable a la reelección, Nicanor Duarte Frutos, alertó que “el dinero y el aparato volverán a perder”, en referencia a que Cartes pueda utilizar su poder económico para torcer el resultado de la próxima elección presidencial si es que se le abre la puerta para ser candidato. Ese es el principal argumento que esgrimen quienes se oponen a la enmienda.
Otros alientan que sin Cartes, Lugo y Duarte Frutos, el panorama se mostrará favorable a nuevas candidaturas como las de los mencionados Alegre, Abdo Benítez y Ferreiro. Así lo expresó Abdo: “No se dan cuenta el juego que están jugando. Acá nosotros podemos permitir 15 años de cartismo. No va a ser fácil ganarle a una persona con tanto poder económico y que pueda usar el cargo de la presidencia y toda la estructura para su campaña electoral… ningún presidente en la región que consiguió (reformas para) su reelección perdió esa reelección”.
Lejos del debate, Paraguay no alcanza a salir de la recesión económica que afecta el día a día de la gente que ve perder el poder adquisitivo de sus salarios y enfrenta las indolentes políticas de Horacio Cartes, el presidente que al asumir había prometido terminar con la pobreza y que ahora pretende la reelección.
La temática de la enmienda aparece divorciada de la opinión pública, más preocupada por el estado de los edificios escolares, la falta de insumos en los hospitales y una secuencia de problemas de los que la clase política parece haberse olvidado en esta disputa de no acabar.
Desde Asunción, Jorge Zárate
Un video oportuno para explicar la ruta de los bolívares
Según la Justicia paraguaya, las 30 toneladas de billetes venezolanos incautados a mediados de febrero en una vivienda de la ciudad de Salto del Guairá, cercana a la frontera con Brasil, fueron introducidos al mercado negro a cambio de un millón de dólares. Tras las primeras investigaciones judiciales fueron imputados tres paraguayos y un brasileño, según explicó el fiscal del caso, Julio César Yegros, en base a las imágenes.
“Existe una filmación en la que estaban ofreciendo la mercancía”, señaló Yegros. Las tres personas que fueron identificadas en la grabación están acusadas de lavado de dinero y asociación criminal mientras que también fue imputado y procesado el dueño de la vivienda donde se halló el cargamento de bolívares.
El detenido por ceder su vivienda es Bruno José Da Costa, paraguayo. Según la prensa paraguaya la familia Da Costa Amaral es conocida en la localidad por su cercanía con políticos influyentes. “Son amigos del poder”, señalan las fuentes consultadas por los medios de comunicación. Mirian Amaral, una de las cabezas de la familia, es concejal municipal del Partido Colorado mientras que Leandro Da Costa, padre del detenido, atiende negocios familiares.
Antes de ser concejal Amaral fue funcionaria de la Dirección Nacional de Aduanas hasta diciembre de 2015. El negocio familiar es la importación y venta de armas. El comercio de Salto del Guairá se llama Casa Rossi, dedicado a la venta de armas. La firma quedó en manos de los tres hijos de Leandro: Andrés, Erilo y el detenido Bruno.
El fiscal informó que la investigación ahora trata de determinar de dónde y de qué manera llegó el dinero venezolano a Paraguay. Se trata de billetes de 100 y 50 bolívares guardados en 530 sacos. Yegros confirmó que las autoridades paraguayas trabajan de forma conjunta con las venezolanas y con la Agencia de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos. Una de las hipótesis que se manejaron es la posible utilización del papel de los billetes (de buena calidad) para la falsificación de otras monedas.
A fines de 2016 el presidente venezolano Nicolás Maduro ordenó el retiro de todos los billetes de 100 y denunció que estos estaban siendo extraídos del país por grupos criminales con fines diversos.

28 de febrero de 2017

Flecha abre la dimensión de Silvio Rodriguez al guaraní

En un muy buen show, Ricardo Flecha y la banda dirigida por Mauricio Cardozo Ocampo pusieron en valor parte del fabuloso repertorio del cantautor cubano. Versiones delicadas de un trabajo importante, destinado a quedar en la memoria, pudieron apreciarse en el Teatro Municipal.
“Silvio Rodríguez en Clave Guaraní” es un disco en el que a las primeras traducciones de Félix de Guarania se suman las nuevas de Fernando Robles, que construyen una identidad asombrosa, por lo cuidadas y expresivas.
Flecha canta estas canciones con el amor especial del amigo, de uno especial que es capaz de hacer este homenaje en vida a Silvio, uno de los más grandes trovadores de nuestra América.
El recital fue creciendo desde temas cantados por Ricardo solo con la guitarra y en compañía de su hija Paloma, de muy buen debut en el escenario mayor, hasta los que componen el disco que sonaron en manos de la ajustada banda que acompaña la voz del gran cantor.
“Unicornio”, “Te doy una canción”, “Ojalá”, “Oleo de mujer con sombrero”, “La era está pariendo un corazón” son clásicos del repertorio de un continente, expresiones de muy alta poesía que se ganaron un lugar en el corazón de la gente.
La Trova Cubana es un faro de luz, en todas las oscuridades, se puede reafirmar al escuchar las versiones en guaraní con la pasión de Flecha. El ejercicio de seguir las canciones en el idioma nativo dota al concierto de un valor especial, de una sorpresa y una revelación. La permanente quizá de que es un vehículo fabuloso para el ñe’e poty, nada que no se sepa, todo por insistir sin embargo cuando de esto se trata: La música es como un elemento natural para esta lengua.
Contento con la respuesta del público, el cantor cuenta que prepara un disco con versiones al guaraní del repertorio de otro grande del continente. En el 2018, si todo marcha bien, el homenaje será para Chico Buarque.
Es el continuar de un camino que lentamente va ganando los reconocimientos que merece, porque desde los tres discos de El Canto de los Karai viene asomando esta valiosa forma de recrearse en el idioma para los que lo hablan todo el tiempo y, también, la de convertirse en puerta de entrada para todos los que curiosos se asoman a su belleza.
Ojalá nos demos cuenta de todo un poco más rápido.
Tamoraé.
Jorge Zárate

(Ficha)
Ricardo canta a Silvio
Concierto del 23 de Febrero de 2017 
Ricardo Flecha actuó en el marco del Ciclo de Verano del Teatro Municipal Ignacio A. Pane.
Presentación del disco “Silvio Rodríguez en Clave Guaraní”, selección de temas del trovador cubano Silvio Rodríguez, interpretados en los idiomas guaraní y español.
Arreglos, orquestación y guitarra: Mauricio “Pinchi” Cardozo Ocampo
Piano: Oscar Fadlala
Bajo: Luis Telechea
Percusión: Daniel Pavetti
Teclados: Víctor Scura

7 de febrero de 2017

El caso Guahory desnuda complicidad estatal con el agronegocio “brasiguayo”

PARAGUAY
Tres violentos desalojos policiales de una zona agrícola a 200 kilómetros de Asunción volvieron mostrar la protección del Estado a los terratenientes soyeros y sus colonos brasileños.

La Comisión Permanente del Congreso Nacional pidió información al ministro del Interior, Tadeo Rojas, sobre la represión policial durante una serie de actos campesinos en la colonia Guahory, en el departamento de Caaguazú, a unos 200 kilómetros al este de Asunción. Además de la violencia sistemática mostrada en cada acto las fuerzas del orden realizaron un desalojo violento claramente a favor de colonos brasileños dedicados al agronegocio (soyeros) contra campesinos sin tierra que disputan un terreno fiscal con empresarios del sector.
El presidente de la Comisión legislativa, diputado Ariel Oviedo (Unión de Ciudadanos Éticos/Unace) lideró un grupo parlamentario que viajó hasta el lugar para corroborar la situación denunciada por las organizaciones, especialmente la Federación Nacional Campesina (FNC), que reclama que las tierras sean destinadas a la reforma agraria.
La represión ocurrida el 6 de enero pasado fue la tercera de estas características en menos de seis meses. Varias personas resultaron heridas, otros contusos y una veintena de campesinos detenidos.
Los campesinos estaban formados frente al acceso a la colonia Guahory, buscando impedir que los “brasiguayos” como son popularmente conocidos estos colonos, ingresaran con sus máquinas con la intención de preparar la tierra para sembrar soya.
Al verse impedidos, los colonos fueron asistidos por un operativo policial desmedido y violento en el que golpearon a niños, mujeres y ancianos. La policía irrumpió para sacar a los moradores de sus precarias viviendas después que estos trataron de detener la invasión de los brasileños.
Los efectivos policiales utilizaron gases lacrimógenos y dispararon con escopetas cargadas con cartuchos de balines de goma, destrozaron las precarias carpas y viviendas de los campesinos resistentes e incluso, de acuerdo a denuncias públicas, les robaron dinero y pertenencias.
El ministro del Interior, Tadeo Rojas, se reunió con la Comisión de Diputados tras lo cual responsabilizó a los campesinos que “se radicalizan”. En rueda de prensa tras el encuentro con legisladores expuso que “en principio se había acordado con todos (los protagonistas de la disputa territorial), pero por culpa de sectores políticos se agrupa un sector (de campesinos) y se radicaliza. Tenemos información de que hay gente que incita a que la gente se radicalice”, señaló.
Marcial Gómez, de la FNC, denunció que “vino la policía con diferentes maquinarias y mucha violencia a desalojar a los compañeros para que los brasileños puedan sembrar soya”. Además señaló que el Gobierno asume una política de represión y violencia “ante cualquier lucha campesina por la tierra”. Reafirmó que “el desalojo fue para ‘limpiar el terreno’ para que se pueda sembrar soya”.
Como parte de las maniobras policiales el intendente de Tembiaporã, Sotero Cáceres, denunció que en momentos en que se dirigía hacia la zona del conflicto un control policial sobre la ruta le retuvo su cédula de identidad. Según el relato del jefe comunal los uniformados se negaron a dar explicaciones y a mostrar la orden judicial necesaria para realizar el procedimiento.

Antecedentes
El 15 de septiembre de 2016 la policía destruyó un asentamiento con unas 200 familias campesinas en un procedimiento viciado de nulidad. En un video el colono brasileño Jair Weber dice tener el aval del presidente Horacio Cartes y que la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) les habría prestado un helicóptero para apoyar el operativo. Agregó que 70 colonos le pagaron 200 mil dólares al jefe de Orden y Seguridad de la Policía en Caaguazú para que se ejecute el desalojo.
En Guahory unas 2.300 hectáreas de tierra habían empezado a ser colonizadas hace más de 20 años por familias agricultoras paraguayas. Luego los colonos soyeros brasileños compraron las mismas tierras mediante gestiones poco claras y se presume que con títulos falsos o favorecidos por actos de corrupción en el Instituto de la Tierra (Indert).
De las 97 fincas, 67 están en proceso de expropiación pero las comitivas fiscales y policiales irrumpieron en septiembre y en diciembre pasado en escandalosos operativos y finalmente en enero de este año con la misma violencia.
“Los títulos que fueron inscriptos con documentos fraguados, el Estado tiene que anular estas actuaciones, se tienen que recuperar las tierras y el Indert tiene potestad de iniciar el proceso”, expuso el senador Luis Alberto Wagner (Partido Liberal/Plra). Agregó que la policía “actúa como mercenarios de los brasileños (…) Han entrado a robar a las viviendas de los campesinos, con violencia y armas”.
La organización obrera campesina concluyó que “mientras no haya reforma agraria no habrá paz en la República”. Desafió que “el gobierno de turno, la oligarquía y la Policía Nacional pueden arrinconarnos momentáneamente pero no renunciaremos a dar los pasos que nos posibiliten avanzar hacia la reforma agraria con un desarrollo nacional, y así conquistar Paraguay de manos de latifundistas, oligarcas y especuladores, que son los responsables del atraso, la miseria y la pobreza del Paraguay”.
La Federación Nacional Campesina (FCN) se movilizó en diferentes lugares del país y en la propia Asunción llamando a “los sectores honestos, democráticos y patrióticos” a acompañarlos en la denuncia de este caso.

Acuerdos parciales
Un par de días después de la represión de comienzos de enero el gobierno paraguayo ofreció una propuesta para trasladar a los campesinos. Pero menos de 30 de las aproximadamente 120 familias que conforman el contingente del asentamiento de Guahory aceptaron la iniciativa para ser reubicadas en Yhú, departamento de Caaguazú, donde el Estado compró tierras para tal fin.
El presidente del Indert, Justo Cárdenas, señaló que “esperábamos ubicar al menos 70 familias, pero recibimos de la dirigencia nada más que 27 carpetas de familias que buscan ser trasladadas” hacia Yhú. Admitió la necesidad de una política de Estado para la disputa legal por estas tierras. Estimó que el litigio “podría extenderse hasta tres períodos de gobierno, es decir 15 años”.
Valoró además como “agrológicamente útiles” las nuevas tierras de Yhú, que seguirán ofreciendo a campesinos. Técnicos del Sistema de Información de Recursos de la Tierra (Sirt) trabajaron en la evaluación del sitio en el que esperan constituir en nuevo asentamiento tipo barrio modelo al que denominaron Teko Pyahu (Nuevo territorio, en guaraní), un predio de 1.440 hectáreas.
El presidente de la comisión vecinal de la colonia, Elvio Araújo, representante de un grupo de campesinos que acordó con el Gobierno para este traslado, pidió a los funcionarios nacionales la entrega a las familias de kits de limpieza y de alimentos como condición para aceptar el movimiento.
La Federación Nacional Campesina (FNC) expresó a través de un comunicado que el objetivo final de la organización es “combatir la ocupación del territorio paraguayo por parte de los agroexportadores, que no hacen otra cosa más que concentrar la tierra”. El gremio liderado por Teodolina Villalba y Marcial Gómez denunció también que durante el desalojo policial los colonos sojeros de origen brasileño rompieron un puente que ahora intentan reconstruir.
Desde Asunción, Jorge Zárate

Reelección: firmas a favor y en contra
El presidente del Partido Liberal (Plra), Efraín Alegre, cuestionó al Tribunal Superior de Justicia Electoral (Tsje) por presuntas irregularidades en la evaluación de planillas con firmas para pedir la enmienda de la Constitución paraguaya para favorecer la reelección del presidente Horacio Cartes a la que se opone con firmeza.
“Esto es una farsa, un montaje, se debe llamar ‘falsificatón’. Cuando el Tsje se niega a entregar las firmas se confirman mis sospechas. Tienen un papel de cómplice. Y encubridores serán si mañana no cumplen. Es una obligación que tienen con los ciudadanos. El tribunal debería pronunciarse ya, así como lo hizo con la supuesta campaña engañosa de (el ex presidente) Lugo”, dijo.
Alegre promueve una colecta de firmas para pedir el juicio político de Cartes por mal desempeño. “Estamos preparando todo, planeamos ofrecer (el material) al Congreso los primeros días de la sesión. Podemos llegar a tener dos millones de firmas; todos quieren el juicio político”, aseguró.
Criticó a su vez al sector interno de su partido, liderado por el senador Blas Llano, que votaría a favor de la enmienda: “No acompañan lo resuelto por la convención en cinco ocasiones; ellos mismos fueron quienes votaron en contra de la reelección. Si hoy están con Cartes es por razones estratégicas”, consideró.

12 de enero de 2017

Zafiro


Zafiro, gema azul, no es lo que vale, es lo que transmite. Ella simula no saberlo, hace como que apenas lo lleva puesto, lo siente.
Engarzado en oro blanco, gracil, amable con lo voluptuoso del cuello, con sus hombros equilibrados, una gota esencial hacia la profunda catarata de su escote.
Ella jugaba con esos tres puntos de enfoque.
Había en la mesa un brillante carísimo.
Había en su sobre una réplica idéntica.
Había un hombre encargado de custodiarlo.
El joyero, turbado, prefirió el oficio, eligió mirar el zafiro en leve pendencia en ese escenario tan fresco.
Ella cambió el cristal por el brillante como un niño cambia dos cantos rodados en un juego frente a sus padres.
"Sabía el antiguo mito persa", le preguntó con aquella sonrisa de dientes blancos.
"Claro", respondió el hombre
"La tierra descansa sobre un gran zafiro cuyo reflejo colorea los cielos"
  • Usted me ha robado el asombro, dijo ella amable.
  • Si supiera usted lo que me ha robado, dijo él inclinándose para besar la mano enguantada en increíble seda negra.