5 de junio de 2015

Emilio Barreto: “Me gustaría mucho hacer televisión, es una deuda que tengo”


Emilio Barreto.
Maestro de actores, profundo defensor y promotor del idioma Guaraní, disfruta de cómo va creciendo la película que le tocó protagonizar. Reclama fondos públicos para promover el cine y las artes en general en el país y señala que la televisión tiene una deuda grande con el trabajo de los actores. “Podemos contar muchísimas buenas historias que hacen a nuestra identidad”, expone a sus 75 años. Aquí la charla que mantuvo con La Nación.
Por Jorge Zárate (jdzarate@gmail.com)
  • ¿Cómo vas viviendo el proceso de esta película “Guaraní”, un trabajo de años, verdad?
  • Sí, claro es un proyecto que venía hace tiempo y por fin se hizo!, lo que tenía que ser una coproducción paraguayo-argentina, terminó siendo encarada con fondos de ellos, con un equipo de profesionales jóvenes y talentosos. Realmente yo era el abuelo de ellos! (risas). Pasamos muchas cosas porque tuvimos mal tiempo durante buena parte del rodaje, llovía muchísimo cuando estuvimos en Resistencia…
  • ¿Es la historia…
  • De Atilio, un paraguayo pescador que nunca tuvo un descendiente varón, ni hijos, ni nieto, y tiene una nieta de 13 años y vive en la frontera con la Argentina y su idea es transmitir a sus descendientes su cultura, no habla castellano y entiende poco, quería afirmar lo suyo y tiene una hija que trabaja en Buenos Aires y que le ayuda en la canoa, porque él es pasero, trae mercadería de en frente, lleva personas, etc. para sobrevivir, porque ya no puede pescar por la edad. Le preocupa que su nieta se va formando por los valores argentinos, la tele y así… Hasta que su hija le manda a la nieta una esquelita: “Vas a tener un hermanito, pero no le cuentes a tu abuelo…
  • Y ahí se dispara todo…
  • Claro… la nieta se encierra para leer y después guardó la esquelita en su mochila. Entonces el viejo cuando ella no está quita la esquela pero no sabe leer, así que le da a un correntino para que le traduzca, entonces este con su mal guaraní le traduce y el viejo se queda pensando… hasta que decide ir a buscar a su nieto en el bote, pero cuando llegó hasta Itatí, ya se quedó sin motor… entonces decide seguir a remo… es una muy linda historia, me enganché muy rápido, porque hace tiempo queríamos hacer algo con Osvaldo Ortíz Fainman, pero aquí no hay apoyo…
  • …Me contabas que interviniste en lo del guaraní…
  • Sí, la película la dirigió Luis Zorraquín, que hizo también el guión. Trabajé traduciendo al guaraní porque le habían hecho una traducción más correntina. Es una pena que no haya apoyo. Argumentos sobran.
  • Falta una ley del Cine, fondos…
  • Claro, porque es una pena que sólo podamos filmar por la colaboración de los países vecinos, solidarios. Ellos nos dicen “presiónenle a su gobierno” y la verdad que da pena. Toda la plata que se gasta en cosas que no tienen devolución alguna… Es una cuestión de soberanía, fijate lo difícil que sería para nosotros llevar una obra en guaraní a la frontera, allá en Salto del Guairá, donde están hablando portugués…
  • Claro el arte tiene siempre un sentido social, político en lo más profundo…
  • Por supuesto, nosotros somos políticos… a mí me cuestionaron mucho esta situación, pero es fundamental entender el impacto que tiene lo que hacemos
  • Hablando de eso, ¿cómo empezaste?
  • Fue en mi pueblo natal, en Villarrica. Era muy charlatán, jugaba todo el tiempo y tenía una profesora que descubrió en mí una vocación de actuación y comenzó a enseñarme y mi hermana Arminda, que ya es ancianita, es la que me enseñó a recitar… Eramos siete hermanos, uno desapareció en la Argentina, un año después de mi padre, porque ellos cuando me tomaron a mí se corrieron todos… Esta maestra descubrió mi vocación
  • Una familia de lucha, ¿verdad?
  • Mi papá fue luchador, combatiente de la guerra del Chaco y lo persiguieron mucho por crear sindicatos. Primero fue ferroviario y después en la fábrica de azúcar… lo persiguieron y se hizo zapatero en Asunción… y yo a los 14 años ya milité en la juventud comunista con Derlis Villagra y aún en la prisión hice teatro, en los calabozos, en la Agrupación Especializada, en el sótano, donde nos metían por negarnos a ir a romper piedras en Tacumbú… ahí para contener la locura, utilicé el teatro.
  • Lo de Emboscada es conmovedor…
  • Estuve 13 años…! Ahí nos encontramos con Antonio Pecci y logramos grabar alguna de las funciones, donde se escucha el canto de los pajaritos, la lluvia que se prepara, una función increíble debajo de un gran Yvapovo… Era una obra reidera de Moliere, “Médico a Palos” que tradujimos como “Médico garrotepupe” con Fernando Robles.
Al salir me uní a Rudi Torga, Erenia López, Ñeco Rabito, compañeros con los que antes de ir a prisión ya estábamos haciendo teatro en los centros estudiantiles y seguimos para adelante.
  • ¿Qué pensás de la televisión. Es posible una televisión distinta, harías unitarios, miniseries, etc?
  • Claro que lo haría…! tengo varios proyectos, pero se necesita un soporte económico para el trabajo. Lo que me gusta es rescatar las historias de la época de la dictadura que es algo reciente. Ahora los videastas están apuntando, están haciendo una organización, para buscar apoyo… pero yo creo que a estos gobierno no les interesa la cultura, es muy pobre lo que hace la Secretaría de Cultura, porque la cultura tiene que ser participativa, democrática y popular, desde el pueblo, sustentada comunitariamente, es así como se va a impulsar y desarrollar.
Sobre Emilio Barreto Dávalos
Nació en Villarrica el 22 de mayo de 1940. Actor. Dramaturgo
Traductor del español al guaraní. Pasó trece años de su vida en celdas y calabozos de la dictadura estronista. Entre sus obras teatrales destacan “El arte del silencio” y“Karai Xuande”, en tanto que en cine filmó “El invierno de Gunter”, dirigido por Galia Giménez, como así también “Réquiem para un soldado”. Participó del documental “Esperanza” que registró testimonios de artistas sobre la dictadura de Alfredo Stroessner. Trabajó durante 6 meses en Cuba para adaptar el efectivo sistema “Yo si puedo”, a nuestra lengua nativa y al español paraguayo. Este programa que fue obsequiado por el entonces presidente Fidel Castro al escritor Augusto Roa Bastos y derivó en el elemento principal de la denominada Campaña Nacional de Alfabetización (CNA).
En el libro “Los años robados a Emilio Barreto”, el escritor español Francisco “Paco” Corral recrea con su testimonio directo sus “cuatro mil seiscientos dieciocho días en prisión”
En competencia
El filme Guaraní, de producción paraguayo argentina, es una de las seis películas latinoamericanas que competirán en la sección Primer Corte de la 6ª Edición de Ventana Sur, el mercado cinematográfico latinoamericano creado en noviembre de 2009 por el Instituto de Cine de Argentina (INCAA) y el Marché du Film (Mercado del Cine) del Festival de Cannes, con el apoyo de Europa Creativa un organismo Comisión Europea), que se realizará del 1 y el 5 de diciembre próximo.
Ventana Sur es un mercado de cine latinoamericano que propicia una oportunidad única de estrechar vínculos con la industria cinematográfica internacional, representada por más de 300 distribuidores, compradores y sales agents procedentes de los 5 continentes, que cada año recibe a 2.000 miembros acreditados, entre productores, directores y programadores de las más destacadas muestras Internacionales. El filme Guaraní será estrenado en el 2016. Los protagonistas de la película son los actores paraguayos Emilio Barreto y Jazmín Bogarín, con la participación de Hebe Duarte (Las Acacias), Juan Antonio Lezcano, Lety Mancuello y Fiorena Pitta. La coproducción de Paraguay, que incluye a los actores, el casting, diseño de vestuario, diseño de arte, y aporte financiero, es llevada a cabo por la productora Puatarara films que lleva también el proyecto en coproducción Chicas Nuevas 24hs y el galardonado cortometraje Y al tercer Día, entre otros proyectos en desarrollo.

No hay comentarios: