9 de marzo de 2012

Hasta siempre, Tomás Palau

Lo podemos contar entre los que dieron la vida en la lucha por la tierra porque la reforma agraria fue su pasión.
Entiendo que la conciencia de cuanto nos empobrece este modelo agroexportador de alguna forma lo enfermó y también que con su partida física se insatala una inflexión, una señal para que transformemos en acción todo ese conocimiento que se preocupó en generar y divulgar.
Cuántos más van a morir, a ser envenenados, cuántos más van a migrar.
hasta cuándo se seguirá soportando el obsceno espectáculo de poder de esta oligarquía miserable, pornográfica, podrida.
Recuerdo fulgurantes sus pequeños ojos al describir los extremos de la injusticia. “¡Se expulsan 80 mil campesinos por año!”, decía instando a tomar conciencia y detener esta locura del modelo sojero.
Referente obligado para el que quiera entender a profundidad la sociedad, la economía, la política paraguaya. Apasionado científico, fumador concentrado, de fino humor, gran maestro, Palau merece una edición de su obra en homenaje como hacen todos los estados serios con sus Karai Guasu.
Es tiempo también de que todos los que estamos en deuda con su palabra sabia despertemos a la marcha, a la movilización, porque la lectura y la comprensión son siempre un primer paso.
Ahora toca salir a la calle y cambiar las cosas.
Hacer la reforma agraria requiere de nuestras fuerzas, no hay imposibles, como bien enseñó el maestro.
De eso se trata también pensar

Hasta siempre Tomás, gracias por todo.

Jorge Zárate

Link
La política y su trasfondo
Por Tomás Palau
www.nuso.org/upload/articulos/3727_1.pdf

5 de marzo de 2012

Irán construirá cuatro nuevas centrales nucleares

Edición de Marzo de América XXI

 Máscaras: el gobierno de Teherán reafirma su programa atómico con un mayor desarrollo de energía nuclear con fines pacíficos, convoca a reanudar el diálogo a las potencias de Occidente y acepta nuevas inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica, a la vez que anuncia la suspensión de las exportaciones de petróleo a quienes se suman al bloqueo. Washington y Bruselas afirman que la prohibición de compra de petróleo iraní está dando sus frutos. El temor es que ese bloqueo encarezca los precios internacionales del crudo, un mazazo en plena crisis capitalista. Irán busca dejar sin argumentos a Estados Unidos y sus aliados europeos y aplastar diplomáticamente la exigencia israelí para poner en marcha una ofensiva militar. 
Desde Teherán, informe especial. El pasado 23 de enero los 27 países de la UE decidieron reforzar las sanciones financieras contra el gobierno de Mahmoud Ahmadinejad y prohibir la compra de petróleo a Irán a partir del próximo 1º de julio si no suspende su programa nuclear.
Sólo el frío implacable en el hemisferio norte demoró la respuesta de Teherán, que siguió con los envíos de crudo a varias naciones por razones humanitarias.
“Creemos en el camino del diálogo, siempre que se dé en condiciones de igualdad. Cualquier otra vía está condenada al fracaso”, dijo el canciller iraní, Ali Akbar Salehi en diálogo con una delegación de periodistas latinoamericanos en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, en Teherán. Salehi, que es ingeniero nuclear y una autoridad internacional en la materia, anticipó allí los pasos que algunos días después daría Ahmadinejad.
 Una partida difícil se resuelve con juego fuerte. Así pareció entenderlo el gobierno iraní al ordenar la construcción de cuatro nuevas centrales nucleares. Un comunicado oficial explica que se trata de equipos destinados a la producción de radioisótopos, útiles para terapias contra el cáncer.
De forma paralela anunció la suspensión de las exportaciones de petróleo a España, Francia, Grecia, Holanda, Italia y Portugal como señal inequívoca contra el bloqueo programado por Estados Unidos y la Unión Europea (UE).
Finalmente, el 19 de febrero Irán suspendió las exportaciones de crudo a Francia y el Reino Unido. El Ministerio de Petróleo iraní afirmó que “la exportación de crudo para las empresas inglesas y francesas se ha suspendido” y que “ha considerado clientes alternativos para reemplazar (las ventas) a las empresas del Reino Unido y Francia”. Unos días antes, el ministerio de Exteriores iraní había convocado a los embajadores de España, Italia, Francia, Grecia, Holanda y Portugal para tratar sobre las sanciones europeas.
La UE y Turquía importan alrededor de 800 mil barriles por día (Bpd) del petróleo iraní, mientras que los restantes 1,8 millones de producción diaria fluyen hacia Asia.
 Según fuentes europeas, Grecia, España e Italia reciben de Irán entre un 13 y 14% del crudo que consumen, mientras Francia, Alemania, Holanda y Gran Bretaña importan cantidades menores. Un barril por encima de 200 dólares puede ser catastrófico para la economía internacional.

Derecho al desarrollo
Las tensiones generadas por la decisión de la UE y Estados Unidos de prohibir la compra de petróleo iraní y la posterior respuesta de Teherán, dieron lugar a un escenario de alta presión que se palpa en los pasillos oficiales en la capital iraní. Hacía falta un elemento de descompresión. Por ello, el negociador nuclear iraní, Said Jalili, remitió una carta a la Unión Europea, en la que ofrece abrir un proceso de diálogo sobre su programa nuclear, siempre y cuando se respete el derecho de su país a llevarlo adelante.
 En materia de desarrollo atómico, la idea del gobierno iraní es retomar el plan que en su momento contó con el acuerdo de Brasil, como representante continental en las discusiones internacionales. La propuesta, impulsada por el entonces presidente Lula Da Silva, tenía dos condiciones:

a) Proteger el derecho que el Tratado de No Proliferación Nuclear otorga a los países de dominar la técnica de enriquecimiento del uranio;

b) que no haya dudas de que no habrá uso militar de dichos conocimientos.

“Hay una posibilidad potencial de que Irán pueda estar listo para iniciar las conversaciones. Seguiremos discutiendo y asegurándonos de que lo que está planteado es concreto”, dijo Catherine Ashton, jefa de la política exterior de la UE. “Soy cautelosa y optimista al mismo tiempo” agregó. Jalili dirigió la carta a Ashton, que representa en las conversaciones a Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, China y Rusia, conocidos como grupo 5+1, o los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania.
También fue buena la recepción de la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, quien calificó la misiva iraní como un “importante paso”, tras una reunión que mantuvo con Ashton para analizar esta cuestión. Acorde con una primera reacción de occidente, el propio The New York Times tituló: “Las negociaciones con Irán sobre el programa nuclear podrían reanudarse”.
Una primera percepción puede hacer creer que en occidente leyeron la carta iraní como un buen resultado de las medidas de bloqueo económico que impulsa Barack Obama y sus aliados. Sin embargo, entre europeos y estadounidenses existe una innegable preocupación por la escalada de precios del petróleo que puedan desencadenar las sanciones a Irán. Las consecuencias de esta jugada se convirtieron en el principal tema de agenda de la Semana Internacional del Petróleo (IPW por su sigla en inglés) que comenzaba al cierre de esta edición en Londres.
 Después de que Irán aceptó retomar las negociaciones sobre su programa nuclear, se produjeron atentados con bomba en objetivos diplomáticos israelíes en Georgia y la India, y en Bangkok, la capital de Tailandia. Sin demora Israel atribuyó esos hechos al estado iraní. El 15 de febrero, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, rechazó cualquier participación en los atentados y condenó esas acciones terroristas. Dijo que las afirmaciones de Israel “son absurdas” y que marcan una continuación de las acusaciones falsas hechas por Estados Unidos a Irán en octubre pasado, cuando Washington afirmó que Teherán planeaba atentar contra la embajada de Israel y asesinar al embajador saudí en Washington.

Desde Irán,
Jorge Zárate

Avance tecnológico y ortodoxia religiosa
El año iraní comienza el 20 de marzo y se rige por el calendario solar de los zoroastristas. El Norouz, día nuevo en persa, conmemora el primer día de la primavera, por lo que este país ingresa a partir de entonces en 1996. Pero esto no es todo lo que llama la atención de los visitantes latinoamericanos por estas tierras. El país tiene un gobierno religioso, el líder de la Revolución Islámica es el ayatollah Alí Jamenei, que sucedió al héroe nacional, Ruhollah Komeini, a su muerte en 1989. Jamenei fue elegido por un Consejo de sabios del Islam, conformado por 80 ayatollahs como él. Ellos aconsejan, lideran espiritualmente. Las autoridades civiles, inclusive el presidente Ahmadinejad, les deben respuestas. La ortodoxia religiosa convive así con una generación de técnicos y científicos con visiones más seculares. ¿Cómo es posible?, le pregunta este enviado al sheij (sacerdote) Alí Qomi. La respuesta llega con una cita religiosa y una sonrisa: “En el Corán se cuenta que un día el profeta ingresó a un cuarto en el que un grupo rezaba y otro estaba estudiando. ‘Me quedo con los que están estudiando’, dijo el profeta”. Para los creyentes, el Corán es, como la Biblia para los católicos, dogma indiscutible. “Todos los avances científicos están previstos en el libro sagrado”, agrega Qomi. Recuerda que él mismo enseña informática a los aspirantes en Qom, la ciudad religiosa por excelencia, a 146 kilómetros de esta ciudad. El desarrollo tecnológico iraní es sorprendente y es el principal orgullo de sus ciudadanos, que se sienten parte de este progreso. Es lo primero que destacan los iraníes cuando uno recorre las ciudades y habla con ellos. Se sienten ejemplo para el mundo árabe que se mira frecuentemente en el espejo de la Revolución Islámica que derrotó a la monarquía corrupta del Sha Reza Pahlevi, aliado de Washington. Irán posee la cuarta reserva de petróleo del mundo y a partir de las exportaciones de sus hidrocarburos fue construyendo un aparato industrial y tecnológico, con el apoyo de un sistema de universidades públicas que rinde sus frutos. El programa nuclear es la estrella de este esquema y de allí la férrea defensa que hacen los iraníes.
Lo curioso es que Estados Unidos alentó al Shá en la década del 50 a construir una planta nuclear, para lo cual aportó técnicos y conocimientos estadounidenses. Todo ese desarrollo quedó paralizado en 1979 con la victoria de Komeini. Ya en un contexto de Guerra Fría, la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (Urss), siguió fogoneando el programa hasta su caída en 1989. Las investigaciones y pruebas continuaron hasta que el 12 de septiembre de 2010 se inauguró Bushehr 1, el primer reactor nuclear en las afueras de la ciudad del mismo nombre, situada a orillas del Golfo Pérsico a 1.200 kilómetros de capital del país. El número de artículos científicos publicados antes de la Revolución Islámica era de casi 300 al año. Entre 2005 y 2010, fueron divulgados casi 35 mil artículos, como resultado directo de los primeros cinco años de aplicación del Plan Visión, un programa desarrollista que muestra sus primeros efectos. “Tenemos un alto desarrollo en nanotecnología, en biología, en el desarrollo de células madres”, señala Mohammad Husseini, ministro de Cultura y Guía Islámica. “Pasamos a ser el primer país en desarrollo científico en el Oriente Medio y el 16º en el mundo. Estamos exportando conocimientos a otros países”, agregó, durante un diálogo con periodistas latinoamericanos invitados por la Fundación Cultural Oriente. La economía de Irán es exitosa en medio de la crisis sistémica que vive el capitalismo. Se estima que este año exportará por valor de 43 mil millones de dólares y no sólo petróleo. Las importaciones disminuyeron un 5% durante el año pasado, otro dato de buena salud económica. Los iraníes fabrican todo lo que necesitan, desde electrodomésticos y computadoras hasta autos y tractores. Tienen una importante industria alimenticia y el fenómeno de la construcción es perceptible en esta urbe gigante de 14 millones de habitantes.
J.Z.



Atentados terroristas
“Mi hijo hizo lo que tenía que hacer y ahora estará mejor. Además, los que hicieron esto, deben tener la seguridad que otros cientos de jóvenes vendrán a tomar su puesto de lucha”. Conmueve el testimonio de Mohamad Roshan, padre del científico nuclear asesinado recientemente, en diálogo con los periodistas latinoamericanos visitantes. “No nos pueden prohibir lo que ellos mismos hacen, ¿O Estados Unidos e Israel no tienen armas nucleares?” se preguntó el hombre, todavía de riguroso negro por el luto que los musulmanes llevan durante 40 días. El 11 de enero pasado, el científico Mostafa Ahmadi Roshan, vicedirector para los asuntos comerciales de la planta nuclear de Natanz, murió por la explosión de una bomba magnética colocada en su automóvil, cerca de la universidad Allameh Tabatabai, al este de Teherán. Su padre no tiene mayores dudas sobre la responsabilidad de Israel y Estados Unidos, pero asegura no estar triste. “Allah sabe que él hizo todo lo mejor por su pueblo”, dice, sonriendo.
El desarrollo de su programa nuclear le costó a Irán durante los últimos dos años cuatro actos de terrorismo que pasaron casi desa-percibidos en Occidente, incluyendo el reciente atentado que cobró la vida de Roshan. El 12 de enero de 2010, Masud Alí Mohamadi, físico nuclear internacionalmente reconocido, profesor de la universidad de Teherán, murió en la explosión de una moto bomba delante de su domicilio. El 29 de noviembre de 2010, Majid Shahriari, fundador de la Sociedad Nuclear de Irán y encargado de uno de los grandes proyectos de la Organización Iraní de la Energía Atómica fue muerto en Teherán por la explosión de una bomba magnética fijada a su automóvil. Ese mismo día Fereydoun Abasi Davani, otro físico nuclear, sufrió un atentado similar cuando estacionaba su coche delante de la universidad Shahid Beheshti, en Teherán. Tuvo la fortuna de resultar apenas herido.
El 23 de julio de 2011, el científico Dariush Rezainejad, que trabajaba en proyectos del Ministerio de la Defensa, fue muerto a balazos por desconocidos que se desplazaban en una moto, también en la capital del país. El 13 de febrero, el fiscal general y portavoz del Poder Judicial, Gholam Husein Mohseni Ejei, aseguró que Irán presentó denuncias ante organismos internacionales por los asesinatos, de los que Teherán responsabiliza públicamente al servicio secreto israelí, el Mosad, y a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos.
J.Z.



Nueva misión de la Aeia
Técnicos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (Aeia, en inglés) realizaron durante febrero dos inspecciones en Irán. Dos grupos de esta agencia de la ONU se reunieron con autoridades de este país para saber si efectivamente el país avanza hacia el desarrollo de un arma nuclear. La misión concluyó que la República Islámica aceleró la producción de uranio enriquecido, algo que el gobierno de Teherán nunca negó. Una primera inspección había dejado en los representantes de la Aeia la idea de que el gobierno iraní estaba dispuesto a colaborar con las investigaciones.
La capacidad de Irán “de producción de uranio enriquecido al 3,5% en el reactor de Natanz aumentó un 50%”, según se informó oficialmente. Irán puso en marcha tres mil nuevas centrifugadoras que fueron totalmente diseñadas y construidas en este país. Estos equipos alcanzan un total de ocho mil, de los cuales 6.200 están en actividad, con una capacidad productiva de 150 kg. de uranio al 3,5%. También se anunció la carga de un reactor con el primer lote de combustible producido internamente. Tras una primera reacción burlona de Estados Unidos e Israel sobre la capacidad nuclear de Irán y los anuncios del presidente Mahmoud Ahmadinejad, circuló un reporte de la Corporación Británica de Emisoras (BBC), que cita como fuente a “un diplomático con sede en Viena”, en el que se anuncia que Irán tiene una planta subterránea fortificada en cercanías del centro religioso Qom, también conocido como la Ciudad de los Ayatollahs.
Según la BBC, esa fuente aseguró que parece que el Gobierno de Teherán está listo para instalar miles de centrifugadoras de nueva generación en una planta subterránea fortificada. “La instalación de Qom contiene ahora los circuitos eléctricos y el equipo requerido para las nuevas centrifugadoras, aunque éstas no han sido todavía ajustadas”, dijeron las fuentes diplomáticas que no quisieron identificarse. J.Z.

Movilización por reclamo de tierras


Foto
Los carperos irrumpieron en la escena con su demanda de tierras
 
Alta tensión: la marcha de trabajadores rurales que reclaman el acceso a la tierra disparó la reacción de los líderes del modelo empresarial agroexportador. Por un lado quedó en el tapete la presunta ilegalidad de los documentos de las tierras administradas por el empresario de origen brasileño Tranquilo Favero. Por otro, varios sectores de la comunidad reaccionaron después de que el polémico terrateniente denostara a los llamados “carperos” y a las mujeres, y ensalzara la dictadura de Alfredo Stroessner. Mientras se dilucida el conflicto por la posesión de terrenos, unas 10 mil personas aguardan expectantes, bajo el tendido eléctrico, un pedazo de tierra para sembrar su futuro.
El 35% de la población paraguaya vive en condiciones de pobreza. Este hecho en gran parte está explicado por el dato de que 350 mil familias carecen de tierras agrícolas. En la situación opuesta, el 2% de la población cuenta con más del 70%. Entre estos terratenientes se cuentan varias corporaciones transnacionales.
En una lucha que ya lleva años, la Liga Nacional de Carperos, agrupación que salió a luz hace dos años, logró poner en discusión la legalidad de unas 167 mil hectáreas que están en manos de colonos procedentes de Brasil, en una fértil región del Este del país, lindante precisamente con el gigante vecino.
“Los títulos que dice tener Favero son falsos”, afirmó el abogado José López Gill, que es representante legal de los carperos. El asesor jurídico pretende que el Gobierno desaloje a los usurpadores de tierras –los también llamados brasiguayos, las cuales deben pasar a ser entregadas a los trabajadores rurales que las reclaman. Unas 10 mil personas acampan a la espera de la solución a sus reivindicaciones.
El litigio comenzó con el reclamo de una mensura de las tierras, medida considerada clave por los campesinos. La iniciativa es rechazada por los gremios empresariales, cuyo principal rubro es la soya. Además, el proceso está bloqueado en instancias judiciales, pese a que tiene el apoyo del organismo encargado de brindar respuestas sobre políticas de distribución de tierras, el Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert).
“Con la mensura judicial en Ñacunday, el Indert pretende ubicar las Fincas 81 y 39 para luego, en caso de existir superposición de títulos u otras situaciones irregulares, derivarlas a la Procuraduría General de la República y al Poder Judicial, a quienes corresponde intervenir. De ningún modo el Indert buscará anular títulos o poner en riesgo las propiedades legítimamente adquiridas, pues ni tiene competencia para hacerlo, ni está dentro de sus objetivos”, describió un pronunciamiento emitido por la entidad pública.
El Indert sostuvo que la mensura judicial es un procedimiento que no otorga ni saca derechos. Su objetivo es determinar la ubicación de una propiedad en el terreno y su correspondencia con lo que reza el título.
Las tierras en litigio pertenecerían al Estado paraguayo, según una resolución de la propia Corte Suprema de Justicia, de mediados del siglo XX. Estos inmuebles habrían formado parte del “paquete” de tierras públicas que Paraguay fue obligado a vender tras la hecatombe generada por la guerra de la Triple Alianza, entre 1864 y 1870. Varias corporaciones brasileñas y argentinas, con respaldo del capital transnacional, se quedaron con extensas áreas que pertenecían al Estado paraguayo.

Combustible al fuego
La Liga Nacional de Carperos urge al Gobierno una respuesta a sus reclamos. El Ejecutivo anunció, en forma paralela, planes de contingencia como la instalación de escuelas de emergencia para los aproximadamente mil niños y niñas que viven en las carpas. Este paliativo pretende asistir a los infantes a fin de evitar que pierdan el año escolar.
Pero el problema de fondo continúa, con amenazas incluso de que los manifestantes sean desalojados de la franja de seguridad asignada a la estatal Administración Nacional de Electricidad (Ande), bajo cuyas torres y cables están ubicados los carperos.
A la ya complicada situación se añadió un nuevo foco, que hizo remover las críticas hacia el modelo agroexportador. La publicación de una entrevista a Favero en uno de los medios brasileños de mayor alcance, Folha do São Paulo, radiografió al empresario. Según el diario, el terrateniente agroexportador calificó a los campesinos como delincuentes, denostó a las mujeres, elogió la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) y señaló que es inútil negociar con los sintierras con diplomacia, pues ellos tienen que se tratados como “mujer de los bandidos, que sólo obedece a base de palos”.
Añadió que no necesitaba hablar en guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, pues teniendo guaraníes (la moneda oficial del país) en el bolsillo ya no era necesario que hablara la lengua originaria de estas tierras.
La mecha se propagó y no tardaron las reacciones. Varias organizaciones sociales denunciaron a Favero ante la Fiscalía por apología al delito. Además, realizaron una manifestación frente a la oficina central de su grupo empresarial. Voces tan diversas coincidieron en descalificar al tenedor de tierras. El ministro del Interior, Carlos Filizzola, lo tildó de fascista, mientras que el vicepresidente de la República, Federico Franco, afirmó que Favero es bravucón e imperialista. Varios funcionarios y líderes sociales cerraron filas alrededor de lo que gran parte de la población tomó con una “confesión” de parte del agroempresario.
 La Junta Municipal de Asunción declaró persona no grata a Favero. Además, varios concejales, encabezados por los líderes de bancadas, solicitaron al Ministerio del Interior el retiro de la ciudadanía que había sido otorgada al brasileño, décadas atrás.
Ante tamaña indignación y al ver que su posición podía debilitarse con semejantes expresiones, Favero se vio obligado a pedir disculpas, incluso con avisos en la prensa escrita.
Este fue el lado más expuesto públicamente en medio de este conflicto. Pero existen otros elementos que quedaron sin muchas respuestas, como el caso de un dirigente de los carperos, que falleció mientras conducía su motocicleta en la zona del conflicto.
Ñacunday puede ser el punto de inflexión que abra las tranqueras para implementar la tan ansiada reforma agraria en Paraguay. El desenlace está pendiente.
Desde Asunción,
Vicente Páez