10 de marzo de 2014

Paraguay: Temores y descontento llevan al primer paro nacional en 20 años


Realineamiento: actores sociales, políticos y sindicales manifestarán en una misma jornada su repudio a las políticas del presidente Horacio Cartes. Se trata de la primera huelga general en dos décadas, convocada por organizaciones diezmadas durante los años de reacción conservadora. En las últimas semanas, el jefe del Estado se enemistó con diferentes sectores que, por una u otra razón, temen a su política de apertura a capitales extranjeros. Su frase “usen y abusen del Paraguay porque es un momento de oportunidades”, pronunciada ante empresarios brasileños en la casa de gobierno en Asunción, irritó a todo el arco opositor, incluido los liberales, y alertó a los industriales y a otras cámaras empresariales. 
Por primera vez en 20 años el movimiento popular paraguayo consiguió una articulación inédita y se encamina en conjunto a expresarse en la huelga general prevista para el 26 de marzo. Diferentes actores sociales, políticos y sindicales manifestarán en una misma jornada su repudio a las políticas del presidente Horacio Cartes. Se discute la eventual coordinación de acciones conjuntas para dar más fuerza a la protesta.

Estas dos décadas sin una expresión de repudio tan genuina de los obreros del campo y la ciudad se explica en la atomización de la organización sindical experimentada durante el gobierno de Juan Carlos Wasmosy, entre 1993 y 1998. Este resquebrajamiento del frente trabajador derivó en el paisaje actual en el que conviven siete centrales sindicales y dos grandes organizaciones campesinas, además de otras agremiaciones más pequeñas.

La huelga cobra relevancia como punto de partida para una lucha que se presenta difícil y desigual contra un gobierno que cree en la doctrina de la represión. “Paraguay Para” será una de las consignas para dejar en claro el amplio acuerdo en el que se buscará reunir a trabajadores, campesinos, indígenas sectores populares, ciudadanos, estudiantes, pobladores y desempleados. Las principales consignas de la huelga son Reforma Agraria, reajuste salarial del 25% y control de precio de la canasta básica; contra la suba del pasaje del transporte, de productos y de servicios públicos; libertad sindical; derogación de la ley de Alianza Público-Privada (APP) y contra el modelo neoliberal del gobierno de Cartes.

FotoTomás Castillo, dirigente de la Federación Nacional Campesina (FNC) en Canindeyú, explicó a una radio comunitaria del asentamiento Maracaná la posición de los trabajadores de la tierra: “no estamos de acuerdo con la entrega de migajas (víveres), en tanto se siga atropellando al pueblo en los asentamientos con la agricultura empresarial”. El dirigente campesino pidió distribución de la tierra y políticas que apunten a la industrialización de la materia prima. “Cómo hablar de salud si se sigue fumigando a la gente. Se utilizan más de 26 millones de litros de venenos y aumentan a diario las personas con cáncer de estómago”, recordó en referencia al uso de agrotóxicos.

Frase reveladora

“Usen y abusen de Paraguay porque es un momento importante de oportunidades”. La frase textual del presidente Horacio Cartes fue escuchada con atención por los empresarios de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil en un acto protocolar en el Palacio de López, sede del gobierno.

El exabrupto presidencial confirmó sus intenciones de construir alianzas con el capital extranjero en torno a su amplio plan de privatizaciones que comenzó a tomar forma con el alquiler de la empresa Aceros del Paraguay (Acepar) al grupo brasileño Vetorial. La firma se comprometió a invertir 20 millones de dólares para la recuperación de instalaciones y pagará un alquiler de 400 mil dólares por mes por el arrendamiento, más un plus de 50 dólares por tonelada producida por encima de las cinco mil, que en teoría representarán 250 mil dólares más. La cooperativa de trabajadores Cootrapar, propietaria del 33% de las acciones de la empresa, alertó que la “solución” no termine siendo un despojo para ellos y para la propia Acepar, que puede reponer la inversión inicial en menos de un año.

Al recibir a 180 empresarios de 92 firmas brasileñas Cartes confesó que “Paraguay ya no quiere pedir limosnas al Brasil. Paraguay cree que hoy tiene atractivos para sentarse junto a Brasil y colaborar donde Brasil crea que Paraguay le pueda ser útil”. Resumió que su estrategia de alianza será “todo con Brasil, nada contra Brasil”.

El ministro paraguayo de Industria y Comercio, Gustavo Leite, explicó que su gobierno “quisiera generar las condiciones para que se creen entre 250 mil a 300 mil empleos los próximos cinco años” con el capital brasileño. Afirmó que al cabo del primer trimestre de 2014 se habrán inaugurado 17 empresas que generarán más de cuatro mil empleos.

Plata fresca

El discurso de Cartes, por momentos en portugués, fue duramente reprobado por todo el arco político opositor, incluyendo al derechista Partido Liberal (Plra), el centro-izquierdista Frente Guasu (FG) y otros partidos minoritarios de ambas tendencias.

El episodio provocó la reacción incluso de los industriales paraguayos que advierten que la voluntad del plan de gobierno es priorizar la gestión de los bienes públicos y hasta las compras del Estado al capital extranjero. El titular de la Unión Industrial (UIP), Eduardo Felippo, expuso las falencias que tiene la ley de Alianza Público-Privada (APP), la norma madre para las privatizaciones. “Preparamos un caldo de cultivo para que los abogados se diviertan en los próximos 10 años peleándose con las multinacionales”, dijo.

El empresario se quejó de la forma en que se licitan las compras públicas, en general en un solo paquete, pese a que las empresas nacionales que pueden competir se dedican solamente a un rubro. Alertó que esto fortalece el contrabando y la compra de equipos importados.

También protestó la Cámara Vial (Cavialpa) ante la posibilidad de que consorcios extranjeros se lleven la cuota grande de las obras públicas. Cartes respondió que “si Paraguay tiene proyectadas obras por 500 millones de dólares para el 2014, por qué no consorciarse; por qué tener miedo, si nosotros vamos a necesitar (…) Este país va a crecer con nosotros y abriendo el país al mundo. A todos nos hace bien cuando entra plata fresca”.

Desde Asunción, Jorge Zárate

El Comando Sur en casa
En Santa Rosa del Aguaray, departamento de San Pedro, al norte del país, se inauguró el 22 de febrero un Centro de Operaciones para Emergencias, que dependerá de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN). El anuncio lo hizo apenas unas horas antes el director de planificación del Comando Sur de Estados Unidos, George Ballance, tras una reunión mantenida con el ministro de Defensa de Paraguay, Bernardino Soto Estigarribia. Al acto de inauguración asistieron el embajador estadounidense James Thessin, dos diputados del Partido Colorado y autoridades de los departamentos de San Pedro y Concepción.
El departamento de San Pedro es una de las zonas más ricas de Paraguay en materia de recursos pero es la más pobre desde el punto de vista social. Desde hace décadas es centro de disputa de territorio entre organizaciones campesinas, pequeños productores y trabajadores rurales sin tierra y las empresas transnacionales dedicadas a la explotación intensiva de soya y otros productos.
La presencia de militares y policías se intensificó notablemente tras la asunción de Horacio Cartes y la inmediata reforma de la Ley de Defensa y Seguridad Interna que facultó al Estado a disponer de uniformados sin necesidad de la aprobación del Congreso. Organizaciones de derechos humanos denuncian varias situaciones irregulares contra la población civil frente al silencio de las autoridades nacionales. El cura párroco de Santa Rosa del Aguaray, Cristian Paiva, comentó a varios medios locales que hay “poca información oficial sobre su funcionamiento”. Citó palabras del gobernador de San Padro, Vicente Rodríguez, y del ministro de Emergencia Nacional, Rafael Valdez, cuando señalaron que el centro servirá “para cuestiones climatológicas y otras necesidades como cursos de formación, instrucciones en emergencias climáticas y de alimentación. Tiene un gran depósito para guardar alimentos para luego repartir a la gente de los cuatro departamentos de la región norte”, en referencia a San Pedro, Concepción, Amambay y Canindeyu. El embajador de Estados Unidos en Paraguay destacó que “Paraguay y Estados Unidos tienen muchos valores en comunes, incluyendo la reducción de pobreza. La donación de estos equipos y las capacitaciones aumentará la capacidad de respuesta ante desastres naturales y con eso se logrará mejorar la vida de la gente”. El ministro de la SEN, Joaquín Roa, señaló que este centro es “una herramienta recibida por parte del gobierno americano, y se constituye en la única de esta envergadura en Paraguay”. El organismo destacó también que se trata “de un moderno edificio equipado con tecnología de punta que además sirve como centro de operación ante cualquier situación de emergencia que afecta a al región”.

No hay comentarios: