14 de abril de 2016

Cartes busca reelección en un contexto económico y social desfavorable

Más deuda externa y más pobreza en Paraguay


Habitante de la comunidad Yakie Axa de Pozo Colorado. Foto: David Vargas
Habitante de la comunidad Yakie Axa de Pozo Colorado. Foto: David Vargas

El oficialismo y sus aliados comenzaron los movimientos políticos para posibilitar una reelección del presidente Cartes. Pero esos intentos chocan con los índices económicos y sociales del país.

El gobierno de Horacio Cartes colocó “bonos soberanos” por 600 millones de dólares a 10 años de plazo y a una tasa de interés del 5%. La maniobra fue festejada por el oficialismo pero generó mucha preocupación en la oposición y en los movimientos sociales tanto por el aumento del endeudamiento externo como por las demandas sociales insatisfechas.
Las emisiones anteriores de bonos de este tipo no se reflejan aún en obras y beneficios sociales pero casi duplicaron la deuda externa existente cuando asumió el nuevo gobierno. Según el ministro de Hacienda, Santiago Peña, la nueva colocación aumentará la deuda pública del país en 1% del Producto Interno Bruto (PIB).
Las cuentas paraguayas habían cerrado 2015 con un endeudamiento total de 5.438,7 millones de dólares representando un 19,6% del PIB de acuerdo a datos oficiales. Esta cifra se desglosa en 3.969,1 millones de dólares de deuda externa (73% del global) y 1.469,6 millones de dólares de deuda interna.
Endeudamiento
La oposición cuestiona que la mitad de los 600 millones de dólares que ingresen con esta nueva colocación de bonos es para pagar antiguas deudas, es decir que sólo se invertirían en obras públicas 300 millones. El propio ministro Peña explicó que se estarían sumando “unos 300 millones a la deuda pública, que no es un incremento muy importante. El año pasado hicimos inversiones récord de más de 500 millones de dólares en obra pública y la deuda pública de Paraguay aumentó creo que en 40 millones de dólares cuando invertimos más de 500”.
Lo concreto es que se deberán 300 millones de dólares más, por lo que la cifra total de la deuda por primera vez en la historia se acercará al umbral de los 6 mil millones de dólares.
Sarah Zevaco, de la Sociedad de Economía Política (Seppy), explicó que “en el caso de los bonos soberanos, los intereses son muy altos. Recordó que llegaron a más del 6% mientras que el interés de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es menos de 1% anual. Advirtió también que “el acuerdo compromete a devolver el capital todo de una vez dentro de 20 años, así que el país tendrá que desembolsar sumas de dinero en 18 años que no va a tener”.
Peña se defendió señalando que se necesitan “hacer inversiones y de una manera responsable y que mantenga la sostenibilidad de las cuentas públicas, pero finalmente es la inversión lo que nos va a permitir mantener tasas de crecimiento, permitir a las empresas que tengan mayor competitividad y éstas a su vez puedan contratar mayores empleados y dar fuentes de trabajo”.
En general la opinión del ministro fue respaldada por el poder económico establecido, avalando una salida rápida a la asfixiante recesión que se niegan a admitir. La idea es que la inyección de esos 300 millones de dólares reactive al menos la construcción a través de obras públicas, dinamizadoras de las economías en crisis.
La anterior emisión de bonos “soberanos” se dio en abril de 2015 por 280 millones de dólares con vencimiento en 2023, a 4,15% de interés a través de Bank of America, Merrill Lynch y JP Morgan, afincados en Nueva York. Buena parte de ese dinero se destinó a pagar intereses de deudas anteriores.
Con estos mismos agentes se habían emitido bonos por 500 millones de dólares en enero de 2013 durante el gobierno de Federico Franco, seis meses después del derrocamiento de Fernando Lugo. Esos bonos se pagan actualmente con 4,4% de interés. Otra emisión, esta vez de mil millones de dólares, se realizó en 2014 durante la actual gestión de Horacio Cartes, que se pagan a un 6% de interés anual.
Desigualdad
Un informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) colocó a Paraguay entre los países más desiguales de América Latina, solamente por detrás de Honduras, Guatemala y Brasil. Según el documento la diferencia entre el ingreso de una persona ubicada entre el 10% más pobre y otra que pertenezca al 10% más rico es de 32 veces y creció el año pasado de acuerdo a la propia Dirección de Estadísticas Encuestas y Censos (Dgeec) local.
El estudio “Panorama Social de América Latina 2015” indica que el grado de incidencia total de la pobreza e indigencia en la población de Paraguay es de 42,3% (cifra de 2014), lo que indica un crecimiento de 1,6 puntos porcentuales en relación a 2013.
En este panorama en el que coinciden aumento de la pobreza y endeudamiento externo el gobierno paraguayo redobla la apuesta para lograr una posible reelección del presidente Horacio Cartes, algo que está prohibido por la actual Constitución.
En el Senado avanza la idea de someter a juicio político a tres ministros de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), los liberales Sindulfo Blanco y Óscar Bajac, y el colorado César Garay Zucolillo. Este movimiento no tiene otra intención que la de habilitar la posibilidad de la reelección presidencial mediante una enmienda constitucional que votaría el Congreso pero que necesitará el aval de la CSJ.
Efraín Alegre, candidato a presidente en las últimas elecciones presidenciales por el Partido Liberal Radical Auténtico (Plra), socio del gobierno en la mayoría de los casos, declaró: “Hagamos el juicio político pero de forma limpia y no con la intención de ubicar a magistrados que van a dar el sí a la figura de la reelección, con eso no estamos de acuerdo”.
Parte de esas intenciones quedaron claras con las expresiones de la ministra Myriam Peña, la última incorporada al máximo cuerpo judicial con el aval del presidente Cartes: “Ya ha sentado jurisprudencia la Corte en permitir la acción de certeza de constitucionalidad. Recuerdan el momento político muy delicado cuando se nombró como presidente al senador (Miguel Ángel) González Macchi”.
La remoción de los tres ministros de la Corte mencionados permitiría reconfigurar mayorías para que la “Acción de Certeza de Constitucionalidad” pueda avalar una eventual reelección autorizada mediante una enmienda del Congreso.
La Constitución prohíbe la reelección y, en opinión de muchos juristas, también veda que el tema sea modificado por enmienda. Entienden que una cuestión como esa requeriría de una Convención Constituyente que nadie alienta a convocar hoy en el país.
Basta recordar que hay ex presidentes opositores a Cartes que también están interesados en la enmienda para volver a postularse. Fernando Lugo (Frente Guasu) y Nicanor Duarte Frutos (que pese a ser del Partido Colorado quiere reconstruir su propio camino político) manifestaron sus intenciones de entrar a la pelea electoral si es que se les autoriza política y judicialmente.
Desde Asunción, Jorge Zárate

Indígenas aislados piden asistencia al Estado

Pobladores de Buena Vista y Colonia 96, pertenecientes a las comunidades indígenas Enxet, necesitan en forma urgente asistencia social y sanitaria debido a la escasez de alimentos que son consecuencia de la situación de aislamiento. Ambas poblaciones están ubicadas a 70 km aproximadamente de la ruta Coronel Franco que une Pozo Colorado con Concepción (centro del país), a la altura del km 352.
Debido a la falta de acceso unas 100 familias quedan aisladas a lo largo del año y no pueden recibir visitas ni evacuar enfermos en caso de emergencia. El sitio web Chaco Sin Fronteras recordó que en 2015 fallecieron en Colonia 96 dos menores que no pudieron salir a tiempo hasta un hospital como consecuencia de esta situación.
“El Río Verde y el Riacho Celedonio que rodea nuestro territorio están completamente desbordados y afectaron todas nuestras plantaciones de mandioca, zapallo y batatas; ni siquiera pueden salir a cazar porque hay agua por todos lados”, explicó Cleto Recalde, uno de los líderes de la comunidad que viajó a Asunción para realizar trámites para su gente y el día anterior fue alertado por Enrique Benítez, otro representante comunal.
Benítez debió recorrer unos 70 km hasta la ruta para reportar la situación que está viviendo su gente. “Necesitamos asistencia urgente por lo menos en helicóptero ya que no hay posibilidad de hacerlo por tierra”, puntualizó Recalde.

No hay comentarios: