4 de agosto de 2008

"Debe condonarse la deuda de Paraguay con Eletrobras"


Ricardo Canese es actualmente diputado del Parlasur por el Paraguay, es la voz que durante décadas ha alertado sobre el dolor que causaron las represas hidroeléctricas a este país. Aquí las razones por las que se debe renegociar el Tratado de Itaipú.

Por Jorge Zárate
Nota publicada en La Revista, dominical de La Nación de Paraguay en enero de 2003

La deuda de Paraguay con Eletrobrás es de aproximadamente 9.500 millones de dólares, una suma más de cuatro veces superior que la deuda externa del país (2.200 millones de dólares). Se paga a tasas usurarias y es el principal condicionante para el uso de la energía que le corresponde a Paraguay de la binacional Itaipú.
Según la propia binacional, hasta el 2023 Itaipú pagará unos 65.000 millones de dólares de servicio de deuda. Itaipú costó, con exagerados sobrecostos, unos 10.000 millones de dólares. El costo inicial era de 2.033 millones de dólares.
En relación a este costo inicial, si no se renegocia esta deuda, si no se la condona, se pagará el monto que costaría construir 32 represas.
Más del 95% de la deuda debe abonarse a Eletrobras. De hecho, ese es el porcentaje que la empresa cobró de los 24.000 millones de dólares que se pagaron hasta hoy.
Este endeudamiento, incide directamente en el precio de la energía e impide la radicación de industrias en el país. Para el Brasil la energía no es cara porque los altos intereses que cobra Eletrobras engrosan las arcas de su país.
Lo curioso del caso es que a pesar de estas espectaculares ganancias, la binacional no cuida la capacidad del embalse de Itaipú. Según exponen 42 millones de metros cúbicos de sedimentos se acumulan por año, lo que reduce la vida útil del embalse a unos 170 años, poquísimos para la vida de una represa. Se estima que se requieren entre 1680 y 2.520 millones de dólares para devolver al embalse su capacidad inicial.
Estos datos surgen de los estudios de Ricardo Canese y fueron expuestos recientemente por el profesional en las jornadas organizadas por Jubileo Sur en el marco del Foro Social Mundial que se realiza en Porto Alegre, Brasil.
Jubileo Sur es una organización que lucha por la condonación de la deuda externa a los países del tercer mundo.
Itaipú que debería ser tema permanente en la agenda nacional, queda siempre relegado al silencio cómplice de los que no quieren que nada cambie.
En diálogo con La Nación, Canese recordó cómo se llegó hasta esta situación.
“Desde la oposición en el Centro de Estudiantes de Ingeniería y distintos sectores sociales a principios de los '70 reivindicamos la libertad que tenía que tener el Paraguay de disponer soberanamente de la energía y que haya una justa retribución por exportación de la energía, entendiendo que el Brasil iba a ser el mercado principal”, recuerda de los primeros tiempos.
“Stroessner dijo que Itaipú iba a ser desarrollo y eso tampoco fue así. Se dijo bueno no van a haber negocios para Paraguay, no se va a poder vender a otros países, pero si va a haber una energía barata para el desarrollo. La verdad es que
No hay nada de lo que nos prometieron en 1973. Y si queremos hacer el intento de usar la energía tenemos que pagar esa enorme deuda con intereses usurarios que nos aplica Eletrobras a través de Itaipú.
- ¿Porqué la energía es cara?
- Hay tres factores: Primero la sobrefacturación durante la construcción. El 85% de la sobrefacturación quedó para empresas brasileñas tanto para empresas constructoras como para la instalación de equipos electromecánicos, también el grueso de las consultorías quedó en el Brasil.
Considero que ese 15% que se gastó en Paraguay fue una muy buena inversión que hicieron las empresas brasileñas porque con eso crearon a los Barones de Itaipú, gente incondicional de las grandes empresas.
Segunda causa la energía subsidiada y tres los intereses usurarios de Eletrobras.
- ¿Usted asegura que esto fue hecho a drede?
- Brasil encareció las obras e instaló la deuda espuria. Eletrobrás financió la obra en más del 80%. Lo hizo diciendo que Paraguay no estaba poniendo nada para la construcción de la represa y en realidad estaban haiendo un negocio usurario.
El 50% o más de los costos de la Ande se deben a pagos a la Itaipú. Ahora los buscó reducir un poco y están en torno a los 100 millones de dólares por año, pero eran 150 millones de dólares anuales.
- ¿¡Itaipú no es negocio para Paraguay!?
- Itaipú le sirve al mercado brasileño no al mercado paraguayo. Para dar un ejemplo, lo de la potencia excedente (ver Lo que consume...) fue un invento que utilizó Eletrobrás para bajar los precios del mercado interno. Llegaron a tener un juicio con las empresas privadas brasileñas. Ellos se llevaban más del 90% de la “potencia excedente”. El ingeniero Carlos Cardozo de la binacional Itaipú denunció esto a principios del 2002, hicimos una protesta y recién en agosto se consiguió que se use entre ambos países. Y fijate vos, a Cardozo lo tienen sumariado y lo amenazan con echarlo.
- ¿Se amortiza la deuda. Se computan los pagos al capital?
- No, la deuda siempre estuvo en torno a los 15.000 millones de dólares, hasta que se agregó la deuda espuria.
Esto es lo que expondremos ante Jubileo Sur: Señores acuérdense que hay que condonar la deuda de Paraguay con Eletrobras. Si se relaciona lo que se pagó (24.000 millones de dólares) con el costo inicial (2033 millones de dólares), uno se da con que se pagó 12 veces la obra.
- ¿Por qué nadie denuncia esta situación?
- Itaipú sigue siendo una de las fuentes de dinero fácil más rápida. Itaipú factura unos 120 millones de dólares al año. Una parte, un tercio de esa facturación se va en salarios, pero gran parte se destina a contratos donde hacen la diferencia. Hay inclusive contratos truchos, mantenimientos de viviendas, corte de pasto. “El presidente González Macchi entregó un contrato de alta costura a su ex esposa, Galaverna metió a sus operadores. Allí se quita dinero para las campañas, pero también para los bolsillos. Que se quiten en un momento de crisis 20 o 30 millones de dólares en un país en crisis ya es determinante”.
- ¿Y qué busca el Brasil?
- El objetivo de Brasil es limitar el uso de la energía. El objetivo es que Paraguay no use su parte porque el Brasil no tiene como sustituir la energía paraguaya de Itaipú. Tienen un gran problema, ya tuvieron el apagón en el 2001, este año hubieron buenas lluvias y por eso están mejor. Todavía están planificando el hecho de producir energía a partir del gas.
En el caso de las centrales hidroeléctricas, en el Brasil hay todo un movimiento, el movimiento de los “Atingidos das barragems” (Damnificados por las represas). Ellos se oponen a la construcción de represas y con razón, porque siempre los han dejado en la vía, no les pagaron lo que les correspondía, además del impacto ambiental. En síntesis, el Brasil no puede construir más represas hidroeléctricas y no tiene gas. Tenía planeado hacer 49 centrales con gas, pero sólo construyó unas pocas que financió Petrobras. Es decir el Brasil no tiene opciones, de allí que su objetivo estratégico es evitar que el Paraguay use la energía de Itaipú.
- ¿Cuánta energía consume Brasil?
- Consume 350 millones de MWh por año. Itaipú es el 20% del consumo total. Paraguay consume aproximadamente 6 millones de MWh por año. Itaipú les aporta 80 millones de MWh. que ellos no pueden reemplazar. Además se trata de energía que va San Pablo, al corazón de la producción industrial.
- Y es por eso que la deuda actúa como un limitador para Paraguay
- Claro, Paraguay no puede pensar en planes de uso intensivo de energía eléctrica porque tiene a su principal riqueza, que es la energía de Itaipú, se le aplica una tarifa muy elevada, además de las condiciones usurarias del crédito de Eletrobras.
- ¿Cómo funciona?
- Ya al comienzo, en 1975 las condiciones del crédito de Eletrobras fueron denunciadas como usurarias. Ahora este acuerdo que hizo Wasmosy en el 97, es seguramente el peor, porque trasnformó toda la deuda a dólares indexados en relación a la inflación de los Estados Unidos. La gente de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) es la que hizo mejores estudios sobre estas indexaciones. Analizando los rendimientos de los bancos, de colocaciones de dinero, estiman que los mismos están alrededor del 1% anual de beneficio o inclusive por debajo de este monto. Es lo que obtienen los mejores bancos. La Reserva Federal fijó en 1,25%, las tasas para este año.
Eletrobras le cobra 7,5% a la Itaipú. Le está cobrando siete veces más de lo que normalmente ganan los bancos más solventes del mundo.
- ¿Son 20 mil millones al 7,5% anual?
- Desde hace cinco años que cobran esta tasa. Es criminal.
- ¿Qué efectos tendría revertir al menos estas condiciones?
- La tarifa eléctrica sería mucho más baja. Al 3% de interés se puede reducir prácticamente a la mitad la tarifa. Al 1% el impacto sería mucho mayor. Porque la mayor parte es pago de intereses no de amortización.
Supongamos que se ahorre la mitad. 250 kilómetros de ruta se pueden hacer con ese dinero por dar un ejemplo.
- ¿Por qué la cancillería paraguaya no negocia otros términos?
- Porque el negocio desde Stroessner hasta ahora es ser los mejores defensores del Brasil. Es decir los gobiernos paraguayos han canjeado soberanía por impunidad, por corrupción, por apoyo. Brasil es el imperio para el Paraguay como Estados Unidos es para todo el mundo. Entonces lo que dice Brasil es lo que se hace, en todo caso Estados Unidos opera a través de Brasil. Ese es el negocio de nuestra dirigencia. Fue el de Stroessner, el de Rodríguez, el de Wasmosy, el de Cubas y ahora el de González Macchi: Hacer lo que a Brasil le conviene y no reclamarle sobre estos temas.
- ¿Se puede revertir este cuadro?
- Se trata de tener gente que nos represente. Ahora con Lula se plantea la posibilidad de que alguien nos pueda escuchar un poco más. Pero nosotros tenemos una tarea pendiente dentro del Paraguay.
Este es un tema principal porque conozco del interés de grandes empresas de instalar industrias electrointensivas, se de una de Suecia. Cuando te plantean que van a consumir 2.000 MW unos 15.000 Gigawatt hora, pero para eso se necesita tener tarifas más bajas.
- ¿Puede ayudar Yacyretá?
- Yacyreta tiene una capacidad limitada. Produce 1800 MW/mes. La mitad (900 MW/mes) puede consumir el Paraguay. Puede ser un buen complemento, pero no determinante para el desarrollo. Es más firme que Itaipú pueda dar ese desarrollo porque nos corresponden 5.400 MW/mes.
- ¿Cuál sería la salida?
- Paraguay tendría que decir nosotros no queremos sólo enviar energía barata a otros países sino que queremos que se instalen industrias aquí. Se trata de negociar un poco sobre la base del uso de la energía, pidiendo la reducción de las tarifas.
- Eso es lo que usted va a plantear en Brasil
- Si les diremos que por servicios de la deuda cobraron 12 veces el costo inicial de la obra y que esto se tiene que reducir. Lo que ellos nos pueden decir es que de esa manera nosotros podemos consumir más energía. Le plantearemos que es posible que se instalen en el país industrias que están en Brasil, lo que es incluso una cuestión más eficiente. Situando las industrias cerca de Itaipú inclusive se economiza. ¿Cuánto hay de pérdida de transmisión hasta allá?.
- ¿Qué se puede hacer con Lula?
- Pongo el ejemplo de Panamá, cuando consiguió recuperar el canal en 1977 gracias a dos cosas, a que planteó las cosas con corrección y a que estaba James Carter, un presidente que podía escuchar un poco más. Creo que a nosotros se nos da una situación parecida con Lula Da Silva. Pero también en Panamá estaba un Torrijos.
Por eso nuestra idea es formar un movimiento nacional en este sentido.
- Usted tuvo un breve paso por la gestión pública al principio de este gobierno (el de Luis González Macchi, llamado en principio de "Unidad Nacional"). ¿Por qué se alejó?
- En gran medida por denunciar esta problemática. Para mi el detonante fue cuando exigí que la Ande tenga los mismos privilegios que tuvieron ya las empresas brasileñas, esto es tener energía subsidiada. Se lo planteé al ministro de Obras Públicas (Planás), todos me dijeron si, si, pero no se hizo nada. González Macchi no se lo planteó a Fernando Henrique Cardoso porque prefirió plantear el negocio del CIE en las dos turbinas que restan. Pero se dio claramente preferencia al negocio de dos empresas por sobre el beneficio de todos los paraguayos. Había toda una presión popular para plantear una renegociación de la deuda espuria y este bandido de Planás se fue al Brasil, vino y dijo que no se iba a plantear este tema.
- ¿Se siente apoyado por la ciudadanía?
- Hablé con sectores sociales, del empresariado y en todos encontré unanimidad en la necesidad de plantear esto. Tenemos que hacerlo independientemente del gobierno para provocar, forzarle el gobierno a plantear el problema.

No hay comentarios: