17 de agosto de 2008

San Martín, el Libertador Guaraní


El historiador Hugo Chumbita viene encarando una dura lucha por la identidad de José de San Martín, que era hijo de una india guaraní de las Misiones.



Por Jorge Zárate*

“La guerra la tenemos que hacer del modo que podamos. Si no tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos han de faltar. Cuando se acaben los vestuarios nos vestiremos con las bayetitas que trabajan nuestras mujeres, y sino andaremos en pelotas como nuestros paisanos los indios. Seamos libres, que lo demás no importa.”
José de San Martín

María Joaquina de Alvear y Sáenz de Quintanilla se propuso llevar un registro de la alcurnia de su familia, una de las más antiguas de la Argentina, y dejarlo todo prolijamente anotado. En los últimos años del siglo XIX fue coleccionando cartas y recortes periodísticos que pegaba en un libro de comercio.
En uno de los apartados de ese libro incluyó una 'Cronología de mis antepasados' donde puede leerse que José Francisco de San Martín era hijo del español Diego de Alvear 'habido de una indígena correntina' que no sería otra que Rosa Guarú, una bella adolescente guaraní que la historia sólo ubicaba como niñera del Libertador.
Joaquina insiste en el parentesco en otro tramo de su libro, que reproducimos textual, en el que recuerda la única visita que realizó a su 'tío' en Europa: 'Y examinándolo bien encontre todo grande en él, grande su cabeza, grande su nariz, grande su figura y todo me parecía tan grande en él cual hera grande el nombre que dejava escrito en una página de oro en el libro de nuestra historia y ya no vi más en él que una gloria que se desvanecía para no morir jamás. Este fue el general José de San Martín natural de Corrientes, su cuna fue el pueblo de Misiones e hijo natural del capitán de Fragata y General español, señor Don Diego de Alvear y Ponce de León (mi abuelo)'.
El texto está fechado el 23 de enero de 1877, más de 20 años después del fallecimiento del prócer.
El libro llegó en 1958 a manos del experto en árboles genealógicos Diego Herrera Vegas como herencia de su abuelo Marcelino Herrera Vegas. 'Mi abuelo debe haberlo recibido de manos de alguno de los nietos de doña Joaquina y es así como se salvó, porque se dice que los otros documentos que tenía la familia Alvear fueron quemados', le contó al diario Clarín hace unos años.
Cuando leyó aquel párrafo, Herrera Vegas corrió junto a su maestro, el genealogista Raúl Molina que le aconsejó guardarlo bien y no darlo a conocer por ser "lesivo" a la figura del Libertador.
El hombre cumplió hasta que el libro se le extravió en una mudanza.
En 1997 lo recuperó y decidió entregarle copia de las polémicas páginas al profesor Enrique Mayochi del Instituto Nacional Sanmartiniano.
El historiador Hugo Chumbita, autor de El Secreto de Yapeyú y el Manuscrito de Joaquina, rastreó el dato entre los descendientes de Alvear: Los Christophersen, los Santamarina y los Verger.'Esto no se puede decir', le contó Magdalena Christophersen que le dijo Pedro, su padre cuando le reveló el más preciado secreto familiar. Preservado por generaciones a tal punto que Magdalena tenía también un libro de Sabina de Alvear y Ward que ayudó al historiador a establecer la siguiente secuencia de hechos:
Diego de Alvear (1749-1830) llegó al Río de la Plata en 1774.
Guerreó contra los portugueses y más tarde contra los ingleses.
En 1778, el año en el que nace San Martín, dirigió una división que tuvo la misión de establecer el tratado de límites sobre los ríos Paraná y Uruguay.
En algún lugar de las misiones conoció a Rosa Guarú, que también hay indicios que llevaba el apellido Cristaldo, y concibieron al niño.
Ya nacido, lo encomendó al gobernador de la reducción de Nuestra Señora de los Reyes Magos de Yapeyú, Don Juan de San Martín y a su esposa Gregoria Matorras que por entonces tenía 40 años y cuatro hijos.
En 1780 Juan de San Martín deja Yapeyú y en 1783 viaja a España con toda la familia.
En 1781, Diego de Alvear se casa con María Josefa Balbastro con la que tuvo nueve hijos. Uno de ellos, Carlos María, nacido en 1789.
Según los Alvear, Don Diego se mantuvo siempre en contacto con los San Martín, costeó los gastos para que José Francisco siguiera la carrera militar, mantuvo incluso un trato afectuoso con él y que Carlos María, supo que José era su medio hermano.
En 1810, al producirse la Revolución de Mayo, concibieron juntos el regreso apovechando las relaciones de su padre, que era masón, en Londres y Buenos Aires.

8 comentarios:

Hector Lombardo dijo...

Con todo respeto a quienes escriben aqui, ya que yo soy un simple lector,
lei el libro de Pardela "El Libertador Cabalga" y el de Garcia Hamilton "Don Jose".
La verdad que creo en la teoria de Señor Chumbita.
Explica muchas conductas del General, el era un hombre bastante puro de espiritu,
todo el mundo habia notado su tes oscura, explica tambien la pesima relacion con
(su medio hermano) Carlos de Alvear, explica porque se viene desde Europa a pasar
necesidades e infortunios solo para darnos la Libertad???, no, yo creo que venia
a libertar a sus hermanos, pero no como una cuestion ideologica, sino como algo sanguineo,
yo creo que el mismo sabia de su verdadero origen, como todos los hijos adoptivos que algo
en su interior les dice que sus padres son otros.

Jorge Zárate dijo...

Estimado Héctor, coincido contigo, entiendo que hay que hacer el examen que pide Hugo y comenzar a hacer justicia con la historia,
Gracias,

Jorge Zárate

Anónimo dijo...

Es Hora que se practique un examen
de ADN, con todas las garatías posibles, aunque el Inst. Sanmartiniano, se oponga, el resultado No mellará la campaña de San Martín, a mí, personalmente, me aclara MUCHOS ASPECTOS DE SU Larga ACTUACIÓN, ÉL DIJO ALGUNA VEZ... "NO MANCHARE MI ESPADA CON SANGRE DE MIS HERMANOS..." ¿A que hermanos se refiere? si era español...

Jorge Zárate dijo...

Anónimo querido,

Suscribo tus palabras, me gustaría conocerte, tenemos que hacer con nombre y apellido esta campaña como la viene apechugando el Hugo. www.hugochumbita.com.ar

San Martin a ñeeta la guaranime...

Hablaba guaraní, los primeros granaderos fueron guaraníes...
en fin
Abrazo y gracias por leer y escribir

TINTA NEGRA dijo...

Interesantísimo material Jorge. Felicidades!!!

TINTA NEGRA dijo...

Interesantísimo material, Jorge! Luz sobre oscuridad...

Jorge Daniel Zárate dijo...

Gracias Tinta... Abrazo!

Anónimo dijo...

Chumbita cuenta cosas más "lesivas" en la intimidad...
Dicho sea de paso, en el viejo edificio de la reducción en San Juan Bautista hay un letrero que dice que ahí descansaron los restos de su hermana...
Darío Sarah