26 de diciembre de 2016

Vida y obra del restaurador de pesebres del Mercado 4

Bruno Mendoza en su taller de restauración. Fotos de Fernando Riveros, publicadas en La Nación


"Se llama Bruno Ariel Mendoza y entre octubre y diciembre se transforma en uno de los artesanos más demandados del Mercado 4. Todo por un oficio que que vino a su encuentro hace 7 años, por esa serie ocurrencias que llamamos casualidad.
El hombre restaura las figuras del pesebre que se rompen por las cuestiones más insólitas que al destino se le puedan ocurrir. “Las últimas figuras que vinieron se cayeron con las tormentas”, cuenta desde su especial taburete, entre piezas, masillas, resinas, donde repara, mientras conversa, las alas de un ángel caído.
Y por increíble que parezca, son los querubes los que más trabajo le dan. “Es la pieza que más se rompe, entiendo por el difícil equilibrio que tienen a causa del tamaño de las alas, lo cierto es que siempre estoy trabajando en alguno, ya sea pequeño, mediano o grande”, cuenta.
También aparecen reyes que han perdido la cabeza y algún José despintado o una virgen lastimada por el tiempo o las travesuras del pequeño de la familia. Igual, la práctica lo llevó a reparar piezas de grandes artistas y hasta un niño de porcelana italiana bendecido por el papa Francisco.
“Cuando más difícil es, más me atrae el trabajo, es como un desafío”, dice y cuenta de la vez que un hombre le trajo una taracea de Hugo Pistilli para reparar las manos de un Cristo, o la más extraordinaria en su anecdotario personal. “Un señor italiano que me trajo un niño de porcelana, que estaba en un cofre especial y que había sido bendecido por el Papa. Nadie se animaba a tocar la pieza o le querían cobrar demasiado. Acepté el desafío, lo reparé y el hombre de tan contento, me pagó 500 mil guaraníes…! Yo le había pedido 300 mil…!”, recuerda.
Aprendió el oficio viendo a su hermano fabricar maniquíes con moldes, en una técnica que aprendió en una de las fábricas más importantes de Argentina. “Al principio fue difícil, ahora ya tenemos más cancha y no le tememos a ningún desafío”, dice en su local de la avenida Silvio Pettirossi, recordando que se lo puede contactar al (0982) 347-918"