9 de noviembre de 2014

Películas de Enrique Collar: Realismo paraguayo en movimiento

A propósito de las proyecciones de la trilogía de Enrique Collar en el CCPA

Cualquiera que haya visto la obra pictórica realista de Enrique Collar encontrará en sus películas Novena y Costa Dulce una grata continuidad. Ayudado por Christian “Gurú” Núñez consigue por momentos aquel paradigma de la fotografía: Pintar con la luz.
Ambos filmes se desarrollan en Itaugua Guasú en escenarios cotidianos, las viviendas, el barrio de los familiares del director, a tal punto que Juan de Dios Collar, su tío, deviene en protagonista principal en Novena. La película está hecha con actores no profesionales que bien guiados consiguen desarrollar estos frescos en movimiento.
La pobreza como estigma, la solidaridad tribal, comunitaria como último refugio, el drama que transcurre en un tiempo casi inmóvil que estas películas buscan capturar, quizá siguiendo los pasos de la precursora en este afán: “Hamaca Paraguaya” de Paz Encina.
Que el relato se desarrolle casi íntegramente en guaraní es un aporte maravilloso de ambos filmes que debería ser puesto en valor. Alguna vez las autoridades de Educación entenderán que lo audiovisual enseña de manera más veloz y efectiva los idiomas.
También hay evoluciones. Costa Dulce plantea una transición entre el mundo rural y el urbano que es imprescindible para entender las mayorías nacionales, los expulsados del campo que se amuchan en los conurbanos. El Plata Yvyguy abordado como nunca en el cine tiene además lecturas profundas que conmueven.
Ambas películas tienen fallas, pero los aciertos enseñan un camino en el que ojalá crezca el cine de Collar y de quienes busquen un retrato de la realidad nacional fuera de los clichés de Hollywood que tanto promociona cierta crítica liviana.
En ese punto, la muestra del Centro Cultural Paraguayo Americano (CCPA) exhibe también “Miramenometokei” donde puede verse un germen del cine urbano que tiene en 7 Cajas y en Luna de Cigarras una tangible continuidad.
Recomendadas.
Jorge Zárate

No hay comentarios: