14 de enero de 2015

La piscina del Parque Caballero pasará otro verano sin recuperarse

Una verdadera postal de la desidia asuncena. Foto de Pánfilo Leguizamón

“La última vez que yo recuerdo que se intentó rehabilitarla, hace unos años, se necesitaban 135 millones de guaraníes”, cuenta Vicente Piris, uno de los cuidadores del Parque Caballero de la piscina abandonada más famosa de la ciudad.

El hombre cuenta que “hace cuestión de 17 a 18 años que dejó de funcionar”, posiblemente en una colonia de vacaciones organizada durante la intendencia de Martín Burt “que fue todo un éxito”.

La estructura de seguridad del predio fue el primer problema, porque un alambrado más bien bajo permitía que en horas de la noche los vecinos pudieran pasarlo sin mayor dificultad pese a que los serenos renegaban, recordó Piris. Una noche, esa disputa terminó en tragedia con el ahogamiento de un niño que no sabía nadar y se arrojó a la parte honda de la pileta.
Fue el principio del fin según recuerda.
Sentados a la vera de la piscina vacía, Piris bucea en la memoria, va ubicando a la gente bajo la sombra de ese parque natural magnífico que tiene en su arboleda el valor mayor a rescatar.
“Pero eso no es todo, antes, antes, funcionaba la otra pileta, la de más allá, que se carga con agua del Ykua natural que fluye aquí debajo”, dice. Esas aguas siguen cruzando el antiguo reservorio que también podría recuperarse, actualizarse, si hubiese alguna intención de brindar un espacio de recreación a la gente que no tiene acceso a los clubes privados y sus cuotas de dificil acceso.
Volviendo a la “piscina olímpica” como la llama cuenta que las máquinas están allí, toda su infraestructura esperando una revisación: “Ahí está su maquinaria, no se si funcionan o no, habría que revisar...”.

Posibilidad
En abril del 2013, el presidente de la Federación Paraguaya de Triatlón, Edgar León, ofreció a la municipalidad de Asunción ejercer el padrinazgo para la reparación y el posterior usufructo de la Pileta de Natación del Parque Caballero. La propuesta era también convertirla en la primera piscina en el país de Matronatación a través de instructores que ayuden a las madres a que tengan un embarazo sin problemas para tener un parto normal. En 90 días se pondría en uso la pileta con un presupuesto de 150 a 200 millones de guaraníes, que incluiría su recorte a 50 metros. También se planea techarla para desarrollar actividad de todo tiempo con escuelitas de natación, matronatación, hidrogimnasia para la tercera edad, etc.
Jorge Zárate
Fotos de Pánfilo Leguizamón
Publicado en La Nación

Recuerdos
Construida en la década del 50 la pileta del Parque Caballero tuvo entre sus méritos haberse constituido en una de las mejores escuelas de natación y también el sitio donde se realizaron las competencias más importantes del país. Muchos recuerdan que visitaban la pileta en familia y que el ambiente era encantador y tranquilo, rodeado de verde. Sus medidas son de 18 x 50 metros, con ocho andariveles para competencia. Tiene tres trampolines que tenía existen aún. En la década del 80 la falta de mantenimiento comenzó a hacer mella en su uso, a lo que se sumaron algunos sucesos trágicos, ahogamientos, ocurridos por la imposibilidad de controlar las incursiones nocturnas de adolescentes vecinos.


Sería lindo rehabilitarla”
“Estaría lindo., dice Pedro Guzmán Aveiro, que llegó a disfrutar de la pileta en su adolescencia. “El lugar está lindo, era hermoso, me gustaría que se habilite, para que los chicos puedan disfrutar porque solo tengo buenos recuerdos de aquella época en que veníamos con la familia”, cuenta. “No me acuerdo bien cuando fue que dejó de funcionar pero si que fue hace mucho, yo tenía 14 o 15 años y ahora ya tengo hijos grandes”, dice este hombre de 43 años. “Era un buen recurso para mucha gente que no tiene acceso a los balnearios, más ahora que no se puede usar el río y que no hay muchos lugares para ir a refrescarse en estos nuestros veranos que hacen que quedarse en la casa sea para morirse de calor”, dice entre risas.

Se dejó todo tirado”
La pileta vieja no alcancé a verla, pero aquel era lindo lugar y se dejó todo tirado”, dice Gustavo González. “Había muchos delincuentes, pasaban muchas cosas, La municipalidad la dejó de lado. Daria mi voto, “en las últimas épocas había problemas con la gente que cortaba el alambrado y se metía de noche, hubo enfrentamientos con la policía se ponía dificil la cuestión”, recordó. “El tema de la seguridad es principal aquí, antes había mucha gente que venía a caminar y a usar el Parque Caballero y ahora de 100 que antes teníamos por aquí, apenas 2 están viniendo”, comparó. “Complicado es por aquí porque se debería atender la seguridad antes de cualquier cosa”, comentó.

No hay comentarios: