7 de abril de 2015

Paraguay: Marcha campesina y reorganización sindical

Tras la Marcha del Campesinado Pobre, algunos sectores como la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) prepara una segunda huelga general para agosto. El presidente Cartes estrecha lazos con Israel en materia de recursos naturales y concesiones del Estado

paraguay

“Chokokue oku´e tetã pyahu rekávo” (el campesino se mueve por una patria nueva). Así fue bautizada la XXII Marcha del Campesinado Pobre del Paraguay en reclamo de la reforma agraria, salud, educación, desarrollo de la producción agrícola en manos de los pequeños y medianos productores, desarrollo industrial y “una verdadera democracia”.
Marcial Gómez, secretario general adjunto de la Federación Nacional Campesina (FNC), organizadora del encuentro que se realizaba al cierre de esta edición, señaló que “democracia significa que el pueblo participa en la distribución de la riqueza”. Y explicó que “evidentemente así vamos a volver a vivir con dignidad y con felicidad en nuestro país”.
El dirigente recordó que el presidente Horacio Cartes “profundizó el modelo de producción agroexportador, basado en el latifundio, y que esa es una tranca principal que tenemos en nuestro país para cualquier planteo de desarrollo nacional”. Agregó que “a consecuencia de eso cada vez más el Estado abandona a la pequeña producción, las comunidades y asentamientos, desprotegiendo cada vez más los rubros agrícolas de consumo nacional que son alimentos para nuestro país. Incluso cada vez más va disminuyendo la producción de alimentos en nuestro país por la expansión de la soya”. Marcial Gómez denunció que “en la tenencia de la tierra no hay avances sino más bien retrocesos, porque con la expulsión campesina y el modelo de producción agroexportador se va profundizando el latifundio en nuestro país”.
Este grave cuadro reseñado por el dirigente campesino se verifica día a día en los departamentos de la Región Oriental, donde latifundistas y arrendatarios del agronegocio mantienen la connivencia de la fuerza pública para practicar desalojos en asentamientos campesinos cuyos títulos están bajo discusión o en tierras cuya propiedad corresponde a comunidades indígenas.
Frente a ello Marcial Gómez sostiene que es fundamental hacer crecer el debate por el desarrollo nacional: “Necesitamos una transformación profunda de la estructura y tenencia de la tierra, necesitamos transformar este modelo de producción agroexportador por un modelo de desarrollo nacional. Debemos tener en cuenta siempre las condiciones objetivas que tenemos en nuestro país (…) En ese sentido, desde la FNC nos sumamos a la proclama del Partido Paraguay Pyahura: que renuncie Cartes y toda su línea sucesoria, y que se instale una Junta Patriótica que pueda transformar profundamente la situación económica, social y política de nuestro país. Aportaremos toda nuestra experiencia de lucha a la construcción del Congreso Democrático del Pueblo para enfrentar esta política absolutamente antinacional, antipopular y represiva del gobierno de Cartes”, expresó Marcial Gómez durante la multitudinaria manifestación.

Huelga general
La protesta social contra el gobierno de Cartes no descansa. El dirigente de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), Julio López, adelantó que agosto verá la segunda huelga general contra el Ejecutivo paraguayo. López habló en el Congreso de Centrales Sindicales que se realizaba en Asunción al cierre de esta edición. El objetivo ahora es consensuar una fecha para la protesta y analizar las posibilidades de coordinar el movimiento con el Congreso Democrático del Pueblo (CDP) para darle fuerza a la arremetida. Así había ocurrido el 26 de marzo del año pasado, cuando se realizó la histórica huelga general que paralizó al país, 20 años después de la última que se practicara durante la presidencia del colorado Juan Carlos Wasmosy.
Pese a la huelga triunfante, por errores tácticos y estratégicos de los dirigentes de las siete centrales sindicales que tiene el país, el movimiento no pudo obtener ninguna de las demandas que la provocaron. El Gobierno actúa según el principio de “divide y reinarás”. Organizó diversas mesas de diálogo en las que dilató todos los planteos obreros y campesinos sin dar respuestas satisfactorias. “Tenemos muchos problemas respecto de la seguridad social, de la lucha sindical, del mejoramiento salarial, que no tienen respuestas”, recordó López.
La idea es que esto no vuelva a suceder, aunque la necesidad de un recambio en las dirigencias sindicales es un tema de agenda en las discusiones de los movimientos sociales.
Israel se acerca
Uno de los objetivos de las protestas sociales y políticas en el país es acabar con la ley de Alianza Público Privada (APP), que habilita al Ejecutivo a concesionar al capital privado los bienes del Estado de manera unilateral y sin participación del Parlamento. Esta norma es el escudo legal para avanzar en la profundización de los acuerdos de cooperación entre Paraguay e Israel. La embajadora de este país en Argentina y concurrente al Paraguay, Dorit Shavit, se reunió con el presidente Cartes en el Palacio de López para potenciar el comercio bilateral. “Estamos acá porque Paraguay es un país con gran potencial”, dijo y mencionó las áreas de recursos naturales, cultura y recursos humanos como elementos a intercambiar.
Agua, agricultura, educación y salud aparecieron entre los temas, además de la reapertura de embajadas entre ambos países. El ministro de Agricultura de Israel, Yair Shamir, que formó parte de la delegación, adelantó que un proyecto específico y concreto para estos meses es el de establecer una nueva embajada, para “renovar en julio próximo esta sede de Asunción con una delegación diplomática grande y comprometida”. Israel había cerrado su sede diplomática en 2002 alegando razones presupuestarias.
Paraguay exporta carne vacuna por valores importantes para la economía de ambos países. El año pasado los envíos sumaron 145 millones de dólares, aunque fueron menores en un 25,6% en comparación a 2013, cuando se vendieron cortes por 190 millones de dólares. Como contraparte, Paraguay importó en 2014 productos de Israel por 5 millones de dólares, en tanto que en 2013 había comprado por 18 millones de la moneda estadounidense.
La ley de APP autoriza a concesionar sin participación del Parlamento todos los bienes, recursos y empresas públicas por hasta 30 años. Ese plazo se puede prorrogar por otros 10 años en caso de que las empresas aleguen no haber obtenido el margen de ganancias que compense la inversión realizada. No pasó desapercibido en ese contexto el interés declarado de la empresa Mekorot en los recursos hídricos.
Mekorot fue acusada de practicar un apartheid en la distribución de agua en Palestina, donde le prohíbe a la población que tenga sus propios pozos y comercializa el agua a valores sustancialmente más alto que el que les cobra a los israelíes.
Es sabido que la seguridad personal del Presidente fue depositada en agentes especializados por las fuerzas armadas de Israel, otro dato que señala las preferencias del mandatario en su ubicación internacional.
Desde Asunción, Jorge Zárate
Confirman la visita del Papa Francisco
Fue confirmada para los días 10, 11 y 12 de julio la visita del Papa Francisco a Paraguay. Una comitiva enviada desde el Vaticano ya estuvo trabajando en las locaciones y revisando los puntos estratégicos para la seguridad del pontífice. Los enviados estuvieron en Asunción, donde visitaron el Palacio de Gobierno y la Catedral Metropolitana. Después se trasladaron a la Basílica de Caacupé, en el departamento de Cordillera, a unos 50 kilómetros de esta capital, la sede religiosa del país, a la que peregrinan al menos 2 millones de personas los 8 de diciembre en celebración a María.
La comitiva estuvo integrada por Paolo Corvini, de la oficina de Protocolo de la Santa Sede, y Stefania Izzo, de la aerolínea Alitalia, encargada de los vuelos del Papa. Arribaron a Paraguay desde Bolivia, otro de los países que con Ecuador recibirán la visita papal.
Francisco se reunirá con el presidente Horacio Cartes, celebrará una multitudinaria misa en el Parque Ñu Guasu, cerca del aeropuerto Silvio Petirossi, en la ciudad de Luque, donde en 1988 Juan Pablo II congregara a cientos de miles de personas que soportaron estoicamente una lluvia torrencial y que quedó guardado en la memoria de la gente como un augurio de que acabaría la sangrienta dictadura de Alfredo Stroessner.

No hay comentarios: