19 de noviembre de 2015

Música y artes en Aregua, una invitación a la Expo Pesebre




 La cerámica, la frutilla, la inspiración para las artes en general son patrimonios de la capital del departamento Central. Foto de Osvaldo Escobar, publicada en La Nación

Estamos comenzando, los fines de semana tenemos buenas ventas”, cuenta Víctor Hermosilla de la Asociación de Artesanos de Loma Clavel, una de las organizadoras del la Expo Pesebre de Areguá que está transitando su segunda semana. Pesebres enormes que valen 3,5 millones de guaraníes conviven con otros de diferentes tamaños y que se pueden comprar desde los 20 mil guaraníes.
También se exponen adornos navideños, piezas de cerámica y otras artesanías.
Hacen reir los Minions, esos enanos amarillos de mamelucos azules, de anteojos increíbles, que copan las pantallas y las gráficas infantiles por estos tiempos.
Es lo que más se vende!”, asegura César Barrientos que se despereza la mañana nublada para mostrar las cerámicas que no son pesebres, princesitas, sapos, buhos, gatos, y otros motivos graciosos que acompañan a los tradicionales chanchitos alcancías.
Damiana Cardozo cuenta que también hay “un espacio para la frutilla, porque Areguá es artesanía y frutilla”, resume. Tal el caso de Ña Nena, que exhibe sus dulces y licores, con los que hace 16 años viene trabajando. “Hice estudiar a mis hijos con ésto y con el trabajo de mi marido que es el que siembra las frutillas, las verduras”, cuenta.
Mirta Saavedra teje crochet, ahora, en vivo, sostiene con los pies una pequeña rueca de madera donde gira el carretel de hilo rosado. “Es para que no se ensucie, se caiga”, cuenta sonriente, contando que se puede vivir de la artesanía pero que siempre hacen falta espacios para mostrar.

Arpas
Los vagones abandonados del Ferrocarril Carlos Antonio López contrastan con la vitalidad de los arpistas. Nicolás Bareiro y Fabián Villalba que ensayan un contrapunto en el jardín. Es que allí, en el Centro Cultural que funciona en la Estación, está enseñando desde hace un mes el maestro Jorge Cáceres, “Cigarro Poi” como se lo conoce en el mundillo folklórico a este trotamundos que anduvo con el arpa de aquí para allá cruzando mares hasta afincarse en Pilar.
Esperamos formar nuevos arpistas, es importante transmitir los conocimientos”, dice. Allí también ensaya un grupo de danzas y se hacen exposiciones artísticas. “Este año no tuvimos el apoyo de la Secretaría de Cultura, pero seguimos adelante con muchas actividades”, cuenta Gabriela Frers, su alma mater. “Estamos necesitando arpas, solo tenemos dos para enseñar, ese sería un buen donativo”, piensa.
Areguá es cultura en sentido profundo, pena no tenga ese reconocimiento permanente en los fondos públicos, ese abrazo que si le da el pueblo que la visita una y otra vez.  

Valorar sus recursos”
Desde el 2011 al 2014 organizamos el Concurso Nacional de Artesanía”, cuenta Gabriela Frers, activista cultural, responsable de la Estación A, Núcleo Cultural que funciona en el predio del ferrocarril Carlos Antonio López en Areguá. “Para este año no pudimos conseguir el financiamiento, pero seguiremos adelante”, dice. Cuenta que la capacitación de ceramistas y artesanos de Aregua es una tarea “imprescindible, ya que necesitamos valorar los recursos y aportar en técnicas de mercadeo y también de ensayo de nuevas formas es algo que los ayudará en mucho”. Recordó también la puesta en marcha de la Feria Ñande Mercado “que reúne a unas mil personas en cada fin de semana que se realiza, oportunidad que hacemos coincidir con la apertura del Castillo de Carlota Palmerola, lo que le suma un atractivo a la visita a la ciudad”. Para Frers: “Areguá resiste, pero es necesario poner en valor su patrimonio y que no se le imponga la idea del progreso que pasa por pavimentar todo y arrasar con sus valores”. 
Jorge Zárate

No hay comentarios: