3 de diciembre de 2015

Huelga general tras el voto castigo al presidente Cartes

Paraguay
Mario Ferreiro (Partido Revolucionario Febrerista) se impuso al candidato del Partido Colorado en la capital paraguaya

El oficialismo perdió la intendencia de la capital luego de 15 años de gobierno. El Partido Liberal encabezó alianzas opositoras y la izquierda del Frente Guasu se consolidó como tercera fuerza nacional.

El Partido Colorado sufrió una fuerte derrota electoral al perder las elecciones para alcalde en Asunción tras 15 años de gobierno. El candidato de Juntos Podemos, Mario Ferreiro, al frente de una alianza del Partido Liberal y el Partido Revolucionario Febrerista, será el próximo jefe comunal en la capital del país a partir del próximo 15 de diciembre. Ferreiro logró más del 51% (114 mil votos) frente al actual alcalde oficialista Arnaldo Samaniego, que buscaba la reelección (90 mil votos, 40%). Tercero quedó Ricardo Meyer, del izquierdista Frente Guasu (10 mil votos, 4,5%).
Ferreiro, ex candidato presidencial de 56 años, torció la maquinaria electoral representada por Samaniego con el apoyo de la estructura del Partido Colorado y el respaldo explícito del presidente de la nación, Horacio Cartes. El mandatario prometió en la campaña electoral “teñir de rojo” al país en alusión a un amplio triunfo de los colorados, que finalmente no se dio.
El voto en rechazo al gobierno nacional favoreció al Partido Liberal (Plra) que consiguió importantes triunfos en el departamento Central, que rodea a la capital; en las principales ciudades de Gran Asunción y en otros distritos del interior del país como Encarnación y Concepción, tercera y cuarta ciudades más pobladas respectivamente.
En Encarnación, también contra los pronósticos, la alianza del Plra con grupos independientes venció al oficialismo con 45,5% frente al 44,8 del Partido Colorado. Luis Yd lideró una coalición que reunió a todos los sectores opositores al coloradismo para imponerse en esta ciudad capital del departamento de Itapúa, lugar de donde proviene el vicepresidente de la Nación, Juan Afara. En Concepción la diferencia a favor de los liberales fue de tres puntos: 47 a 44%. La segunda urbe del país, Ciudad del Este, seguirá en manos del Partido Colorado, que ganó con 42% de los votos frente al 34% opositor.

Ley del Ñembotavy
La jornada electoral del 15 de noviembre dejó también un muy buen desempeño de las listas a concejales del Frente Guasu, liderado por el ex presidente y actual senador Fernando Lugo, que alcanzó guarismos de consideración en todo el país y le permitió a esta fuerza política ser la tercera a nivel nacional.
Las elecciones se desarrollaron con normalidad, pero se pudo observar la extendida compra de votos por parte del oficialismo y, en algunos casos, del opositor Plra. Esta práctica quedó registrada en fotografías y vídeos. También se observó una clara violación a la ley electoral por parte de los medios de comunicación concentrados, que dieron a conocer bocas de urna durante toda la jornada y transformaron a las elecciones en un evento deportivo con candidatos instando a ir a votar o haciendo campaña en directo por televisión.
“Se está acabando el tiempo en el que el tendota (cacique autoritario, en guaraní) hace lo que quiere, la gente está enviando mensajes en las urnas”, dijo el alcalde electo en Asunción, en clara referencia a las actitudes del presidente Cartes, apenas terminado el escrutinio y cuando las bocas de urna de los diversos medios lo daban como perdedor.
El conteo rápido del Tribunal Superior de Justicia Electoral (Tsje) reveló que mucha gente, sobre todo colorados que votaron en contra de su partido, escondió ante los encuestadores su verdadera intención de voto. Muchos electores aplicaron la muy paraguaya Ley del Ñembotavy (hacerse el tonto, en guaraní) al negar en los días previos la difusión de su voto. Esto hizo que los resultados impactaran fuertemente en la moral del oficialismo, que se creía vencedor.
Repudio generalizado
En plena campaña generaron mucho rechazo las expresiones del Presidente en una reunión política en el departamento de Alto Paraná, cuando calificó como “fecha feliz” al 3 de noviembre pasado, día del natalicio del ex tirano Alfredo Stroessner. Cartes hizo referencia a las obras que dejó la última dictadura. “A la prensa, a quien le guste, hay que contarle que en esas obras tan criticadas por algunos se colgaron los que más le criticaron y vivieron colgados de esta obra Itaipú”, señaló en relación al impacto económico que tuvo en el país la construcción de la represa que se comparte con Brasil.
Casi en solitario la Mesa de Memoria Histórica, una plataforma de organizaciones de luchadores y luchadoras contra la dictadura, de víctimas del régimen stronista y de derechos humanos, manifestó “su más enérgico repudio a las expresiones” del mandatario y reclamó una “rectificación” que nunca llegó.
La institución recordó que “la investigación realizada durante cuatro años por la Comisión de Verdad y Justicia (2004-2008) detectó la existencia de más de 20 mil detenidos políticos, el 90% de los cuales sufrió tortura en dependencias policiales y militares, así como la existencia de más de 400 personas desaparecidas y de ejecuciones extrajudiciales. De igual modo estimó en alrededor de 100 mil las víctimas indirectas de la represión y en miles los compatriotas que debieron ir a un exilio forzado y doloroso”.
Huelga General
El 18 de diciembre se realizará la huelga general convocada por la Plenaria de Centrales Sindicales. Los principales dirigentes analizan extender las protestas hasta el 21 de diciembre. Las organizaciones reclaman la renuncia del ministro de Trabajo, Guillermo Sosa, al que los sindicalistas califican como “un simple abogado de la patronal”. Sosa es acusado de trabar de manera sistemática el reconocimiento de los sindicatos.
La fecha de la huelga coincidirá con la cumbre del Mercosur, que el 21 de diciembre acogerá en Asunción a los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Los sindicatos confían en un alto nivel de adhesión y el apoyo de movimientos de trabajadores, campesinos, cooperativistas y estudiantes críticos con el gobierno. Hasta el momento son siete las centrales sindicales que impulsan el paro.
La primera huelga general fue el 26 de marzo de 2014, tras lo cual el Gobierno convocó a una mesa de diálogo de la que tras varios meses de inútiles conversaciones se retiraron las centrales sin conseguir aumento salarial ni reivindicación alguna.
La discusión económica también apareció en plena campaña electoral, acompañada con informes oficiales que sostienen la sensación de que Paraguay atraviesa por los peores años de los últimos tiempos en cuanto a la actividad comercial.
El Banco Central del Paraguay (BCP) adelantó que 2015 será uno de los peores años para el comercio en los últimos 13 ejercicios. Las ventas aumentaron 1,9% en los primeros nueve meses del año, muy por debajo del 4,6% promedio entre 2003 y 2015. Hasta ahora los peores años en este rubro del movimiento económico fueron 2014, 2012 y 2009.
Hace muchos años que diferentes sectores de la comunidad, incluidos los empresarios, se muestran preocupados por el alto nivel de contrabando. Numerosas compañías argumentan este asunto para justificar los motivos de recorte de plantillas de empleados y cerrar el año con números positivos. Amplios sectores de clase media cruzan la frontera hasta la ciudad argentina de Clorinda (provincia de Formosa) para comprar productos que se venden a la mitad de lo que cuestan en los supermercados paraguayos.
Desde Asunción, Jorge Zárate

Promesas de campaña
Las urnas registraron en buena medida la reacción popular a estos dos primeros años de gobierno de Cartes, además de las cuestiones inherentes a cada ciudad. Durante la campaña electoral la oposición acusó al oficialismo de ineficaz, falto de transparencia, clientelista y nepotista. En su programa electoral para la intendencia de Asunción, Mario Ferreiro prometió otorgar cargos públicos por méritos, aplicar políticas transparentes, concursos públicos y participación ciudadana.
Ferreiro prometió solucionar la situación de los vecinos de uno de los barrios más habitados del centro histórico de Asunción, la Chacarita. Este distrito presenta un alto índice de exclusión social y sufre, al igual que otros barrios ubicados en la franja del río Paraguay, inundaciones provocadas por las periódicas crecidas de este curso de agua.
Ferreiro prometió la construcción de un muro para evitar que el agua llegue a los barrios en contraposición a la propuesta de “relocalización” de Arnaldo Samaniego, actual jefe comunal y candidato a la reelección por el Partido Colorado.
El postulante de Juntos Podemos también propuso recuperar el control municipal del transporte público e instaurar un billete único. La ciudad de Asunción, de casi medio millón de habitantes, recibe diariamente dos millones de personas provenientes del Gran Asunción, el cinturón metropolitano compuesto por media docena de municipios.
Como detalle vale mencionar que por primera vez en la historia las boletas de votaciones fueron traducidas al guaraní, uno de los dos idiomas oficiales en Paraguay junto al español.

No hay comentarios: