7 de julio de 2013

Evo Morales, la causa profunda de la humanidad


Pensaron que Evo Morales era el eslabón más débil de la cadena y dieron un cobarde golpe que dejó a los pueblos europeos en vergüenza. Cuatro jefes de Estado actuando en nombre del gendarme global, Estados Unidos, el agente del capitalismo en su viraje hacia el fascismo total.
Se trató, sin embargo, de un error brutal porque este humilde cocalero es el vocero de las demandas más profundas de la humanidad. La primera de ellas la del respeto de la diversidad. Por ello Bolivia es plurinacional en su constitución, una idea del mundo que difiere en absoluto con la del imperio que cree en el hombre superior, en las naciones superiores.
España, Francia, Italia y Portugal fueron de los más brutales exponentes históricos de esta concepción que se traduce en genocidios en distintos continentes realizados en nombre de una civilización que nunca fue tal, ya que por barbarie se definirán sus actos en la historia.
Actuaron además sometidos a los Estados Unidos, el salvaje mayor de los últimos dos siglos.
Los hombres nacemos iguales y tenemos los mismos derechos a la tierra, el agua, el aire, lo que ellos producen, los alimentos, lo que nuestras manos hacen de las cosas con el trabajo.
Casi todos los pueblos originarios del mundo lo tienen en sus reglas principales, en esa norma nunca escrita pero siempre vigente del Ius Gentium, el derecho de gentes, la fuente del derecho internacional.
Evo ya representa a los sobrevivientes de 500 años de explotación en América, pero ahora, merced a estos racistas sin par, será un estandarte también para los pueblos africanos, asiáticos y de Oceanía que todos los días son discriminados en las calles de Lisboa, Madrid, París y Roma.
Se agradece tamaña colaboración.
Juan Evo Morales Ayma hace mucho que dio en la clave. Devolver a la tierra sus derechos es la manera más directa y eficaz de terminar con el flagelo de esta era: acabar con la explotación, la matriz del capitalismo.
“Ayúdenme a gritar ¡Pachamama o muerte!, ¡Planeta o muerte!”, pidió en la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (1ª CMPCC).
“Yo siento más que nunca que ahora hay una gran bandera de lucha, una que nos permite defender a la vida, la humanidad, al planeta y esta bandera debe ser para acabar con el capitalismo salvaje”. Ese es el sur.
Los 10 mandamientos sugeridos por el presidente Morales para salvar el planeta, la vida y la humanidad son:
1-Acabar con el sistema capitalista
2-Renunciar a las guerras
3-Un mundo sin imperialismo ni colonialismo
4-Derecho al agua
5-Desarrollo de energías limpias
6-Respeto a la madre tierra
7-Servicios básicos como derechos humanos
8-Combatir las desigualdades
9-Promover la diversidad de culturas y economías
10-Vivir bien, no vivir mejor a costa del otro
Este es Evo Morales, el “indígena antiimperialista” que abrió las puertas para refugiar en Bolivia a Edward Snowden, el espía que trabajaba para la Booz Allen Hamilton, una contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por su sigla en inglés), la máxima agencia de espionaje del mundo.
El mundo de los pueblos contra el gigantesco Gran Hermano es una realidad.
Evo no llevaba a Snowden en el avión, lleva en el corazón la defensa de su actitud ante un gigante. Aquí la diferencia que hace ejemplo.
Hallalah, Evo!
Jorge Zárate

Links

No hay comentarios: