23 de julio de 2015

Por siempre joven, una fascinante muestra de Polesello en el Malba

Una caminata por la exhibición en video

“A veces no duermo pensado como será mi muestra en el Malba (en 2014). Tengo ganas de abrir la pared de la sala para que la exhibición se pueda ver a través de las esculturas de acrílico. Todavía tengo que elegir un curador y fotos para el libro. Es un laburo tremendo. Encima tengo todo apilado, tirado por ahí.”, Rogelio Polesello a la revista digital Maleva poco antes de su fallecimiento. 


http://malevamag.com/soy-un-torbellino-rogelio-polesello/ 

Fue niño siempre y se murió joven a los 74 años, haciendo mil proyectos, mirando a través de su peculiar cristal, de esos acrílicos que ayudan a entender que la vida puede ser caleidoscópica.
Las obras de la muestra Polesello Joven que se exhiben en el Museo de Arte Latinoamericano (Malba) de Buenos Aires así lo enseñan.
“Se me ocurrió unir un poco la teoría de Lucio Fontana, de querer ir a través de la imagen, de la obra, e incorporé la trama de los lentes de aumento a las piezas de acrílico. Al principio las hacía chiquititas. Después produje un montón de cosas que están en todo el mundo. El acrílico fue muy importante para mí obra”, contó en la entrevista arriba citada. “Incorporé la trama de los lentes de aumento a las piezas de acrílico”, le dijo a otra periodista.
Su obra está presente en el Gugenheim de Nueva York y una de las planchas de la serie que se exhibe en la muestra cuesta está valuada en Christies en entre 40 y 60 mil dólares. http://www.christies.com/LotFinder/lot_details.aspx?intObjectID=4989368

Vale la pena asistir, sorprenderse, abrirse a un mundo diferente que no necesita de grandes intervenciones para concretarse.
En eso pensó esta figura del Arte Optico (Op Art) mundial, que es posible un mundo más plástico, más humano a la vez.
Disfrutaba viendo a la gente jugar con los efectos visuales de los acrílicos, esa lúdica recuperación que operan sus obras de manera inmediata.
La alegría de volver a mirar, de imaginarse lo que podemos ver.
Entre lo último que hizo están los dibujos para los ventanales de un moderno edificio en Lima y Humberto Primo de la CABA. “Es alucinante. Lo más gracioso es la proyección que se hace adentro cuando pega el sol y se reflejan todos los dibujos. Me muero de ganas de verlo, es lo más interesante”, contó.

http://www.lanacion.com.ar/1422781-oficinas-con-el-sello-de-polesello

También pintó un Audi para un coleccionista e intervino una Harley Davidson.
Hizo los momumentos para el Comité Olímpico Argentino y el que homenajea a la batalla por la Vuelta de Obligado.
Le contó una vez a Clarín:
√ “Cuando chico, jugaba con un vidrio que me ponía en un ojo y así exploraba. Cuando empecé a pintar hacía monocromías buscando el oficio y me encontré un día sentado en casa pensando qué quería pintar; de pronto el sol atravesó la ventana y se deshizo en una de mis esculturas de acrílico, esos monóculos estridentes que conservaron mi infancia, y se expandió por todo el espacio ese mandato iridiscente y terminó la ceguera: aquí está, dije, agarré el soplete y junté el sol en el plano”.


√ “Como artista hay que tener muy claro lo que uno quiere hacer, la tecnología es sólo un apoyo, es la mente creadora la que dirige a la mano”. Hay que mirar la calle, dijo entonces, el arte de la calle.
Vale la pena asistir a la muestra que se extiende hasta octubre de 2015.
El buen arte, siempre nos transforma.
Jorge Zárate

Quién fue Rogelio
El artista, nacido el 26 de julio de 1939 en Buenos Aires, marcó la abstracción geométrica en la Argentina desde mediados del siglo pasado.
Sus obras están en grandes museos, como el Guggenheim de Nueva York, el Tamayo de México, la Colección Rockefeller, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Malba, la Colección Kilka de Mendoza y la Cifo de Miami.
Recibió varios premios como el del Salón Esso de Artistas Plásticos de Latinoamérica (1965), George Braque del MNBA (1968), Gran Premio de Honor LVII Salón Nacional (1988), Primer Premio Mural INET (1998), Gran Premio de Honor del FNA (PK) (2003), Trabucco de la ANBA (2006), Cultura Nación (2007). Y el Konex por partida doble, en pintura y escultura.
En ese momento de recibir esté último en 2012, el organismo destacó de sus obras: "construyeron un mundo personal y paralelo, con sus propias leyes, singularmente objetivas y omitiendo al sujeto que hay detrás. Utilizó el acrílico para generar efectos ópticos y construir objetos. Sus imágenes oscilan entre lo orgánico e inorgánico, huyen del vacío, llenas de falsos espacios y volúmenes, cargadas de geometrías, colores, luces y sombras. En su última etapa emprendió un vaciamiento del cuadro, entrando al minimalismo, usando cada vez más el blanco y negro".
Estudió en la Escuela Manuel Belgrano y se graduó de profesor de dibujo, grabado y escultura en la Prilidiano Pueyrredón.

Para ver más fotos quitadas por el público de la exposición...
http://www.malba.org.ar/polesello-joven-en-instagram/

Para más data y obras en alta resolución...
http://www.malba.org.ar/polesello-joven-1958-1974/

2 comentarios:

Jorge Daniel Zárate dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Daniel Zárate dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.